Skip to main content

Full text of "Memoria acerca de Mindanao;"

See other formats


688 
M2G58 



o 
o 
o 

5; 

7j 
81 

6Í 
41 
4 i 



TjaJ^y^i^..^M^^¿A9jr^AWA 





I 


i 


?!% 


(;3 


m 


mM 


i 


1 


étjíM 




i 


• a 


1 


|f 






P 


iSi 


i 


i 




Ka 


£ 




Ü 


^ 






^ 


^ 


^ 


M 






^ 




r?' 


W 






^g 




i 


1 






^ 


ii/ 


1 


i 


9^ 


^ 


2 




THE LIBRARY 



OF 



THE 



OF 



LOS 



UNIVERSITY 
CALIFORNIA 
ANGELES 




THE LIBRARY 

OF 

THE UNIVERSITY 

OF CALIFORNIA 
LOS ANGELES 



MEMORIA 



l:)K 



MINDANAO 



POR 



Don Julián González Parrado 



Gi-NiiRAi. DE Brigada 



7^ 



MANILA: 181)4 



MEMORIA 



ACERCA DE 



MINDANAO 

POR 

Don Julián González Parrado 

GENERAL DE BRIGADA 



'W^ 



MANILA 

ESTAB. TIPO-LITOGRÁFICO DE RAMÍREZ Y COMP.' 

Magallanes, i y Sucursal Escolta, 13 

-1 893 






PRIMERA PARTE 



NUESTRO PRESENTE Y NUESTRO PORVENIR 

EX 

MINDANAO 



14737S1 



capitanía genehal de filipinas 

E. M. 



Sección i. 



^xcmo. jSr.: 

Hl Hxcmo. Sr. Ministro de 
la Guerra, confecha 8 de Junio 
último, me comunica la B. O- 
siguiente: 

'<Excmo. Sr.—ElHey(\j. D.g.) 
y en su nombre la Reina 
Regente del Reino, lia tenido á 
bien autorizar al General de 
Brigada D. Julián Gon;dlei 
Parrado, ( Gobernador P. M. 
de Mindcnao, para que publi- 
que la memoria que lia escrito 
acerca de las condiciones mili- 
tares de dicha Isla y su porve- 
nir. — De R. O. lo digo á V. E. 
para su conocimiento v demás 
efectos. -i. 

Lo traslado á V. E . para ej 
suyo y fines consiguientes. 

Dios guarde á V. E. muchos 
años. Manila 28 de Julio de 
i8cj3. 

Blanco. 



Excmo. Sr. General di Brigada D. Julián Gon{ále{ Parrado. 



NiSTROPRra^WK Y NUESTRO PORVENIIl 



EN 



MIN D AN AO 



DIFICULTADES PARA SU DOMINIO 

La reducción de Mindanao es empresa que de- 
manda tiempo, recursos y constancia. 

No puede obtenerse el completo dominio de su 
territorio como consecuencia de una sola campaña 
por muy decisiva que esta fuera, ni es hacedero 
cambiar en unos cuantos meses las condiciones 
sociales y políticas de un pueblo heterogéneo, 
compuesto de tribus y familias de civilización y 
religiones distintas, derramadas en una isla ex- 
tensa, fragosa, muy accidentada por considerables 
cordilleras, cortada por grandes y profundos rios 
y poco poblada con relación á su superñcie, (nueve 



— 8 — 

habitantes por k'lómetro cuadrado), aún cuando 

el número de aquellos sea grande para que se 

haga fácil reducirlos á la obediencia, como lo de- 
muestran los datos siguientes: 



DATOS GEOGRÁFICOS 

La isla de Mindanao, con sus ad3^acentes, se 
halla comprendida entre los 5° 20' y 10" 30' de 
latitud Norte y los 128° 30' y 132" 53' de longi- 
tud Este^ meridiano de San Fernando, y com- 
prende una superficie de 94.400 kilómetros cua- 
drados, midiendo sus líneas de mayor extensión 
470 kilómetros de Norte á Sur y 490 de Este á 
Oeste. 

Tiene cinco bahías principales: Macajalar, I li- 
gan y Sindangan al Norte, Ulana al S O y 
Sarangani al Sur: cuatro senos,- Butuan y Pan- 
guil al N O y Sibuguey y Davao al Sur. 

Cuatro grandes cordilleras de que se derivan 
algunas más: La Oriental, paralela á la costa en 
gran extensión de terreno, que sigue desde los 
montes de Surigao, al Norte, las direcciones S S E 
y S y termina en el Cabo San Agustín. La Central, 
paralela á la Oriental, que tiene su origen en 
los montes Balatacan y Guingoog hacia el Norte, 
estriba en el Volcán Apo de 3,343 metros de al- 
tura, y termina en la punta Panguián en la Ba- 



— 9 — 

hía de Sarangani; estas dos cordilleras se reúnen 
por otra ramificación en forma de ángulo: La ter- 
cera, sale del Apo en dirección O N O, con- 
tinúa parálala á la bahía lUana, se alza en el 
monte Tres Reyes, corre c^rca de la costa del 
seno de Sibugaey, y termina frente á Zamboanga. 
La cuarta, arranca del Matutum, próximo á la 
bahía de Sarangani, y sigue la costa Sur hasta el 
Rio Pulangui en las inmediaciones de Cotta-batto. 
Sus rios más importantes son: El Pulangui ó 
Rio Grande de Mindanao, de 483 kilómetros de 
curso, más de lóo navegables: nace en el monte 
Kimankil en el distrito de Misamis, y desemboca 
por dos brazos, poco más abajo de Cotta-batto, 
en la bahía Illana. El Agusan, con 40(3 kilóme- 
tros de curso; nace en los montes Magbsuay y 
Taggapo en el Sur, y desemboca al Norte en la 
ensenada de Butuan. El Agus, que nace en ia 
laguna de Lanao y- desemboca en la bahía de Ili- 
gan. Hay además innumerables rios de profundo 
caudal y largo curso, sin contar los afluentes y 
riachuelos, esteros y canalizos que riegan é inun- 
dan los terrenos bajos. 

Las lagunas más considerables son estas: la de 
Lanao de 450 kilómetros cuadrados de superficie: 
la de Mainit, de 150: las de Butuan y Liguasan 
que forman una sola en la estación de lluvias 
y vierten el sobrante de sus aguas en el Pulangui. 

La de Linao. 



lO 



POBLACIÓN 

Según las datos publicados en el año 1883 por 
los RR. PP. Jesuítas, que desde hace mucho tiempo 
se hallan dedicados al estudio de cuanto se rela- 
ciona con Mindanao, la población de esta isla se 
descompone de la manera siguiente: 

194,314 indios cristianos, visayas y zamboan- 
gueños. 

300,000 monteses, divididos en varias tribus, 
que van á continuación: 

I." Los negritos; aborígenes llamados niania- 

ni'ias en la península de Surigao. 

2.° Los manohos: en los montes y en la cuenca 
del Agusan. 

3." Los monteses: en el distrito de Misamis, 

montes y cuenca del Tagoloan y del alto Pulangui. 

4.*" Los suba ios: en la península del Sibuguev 
y montes de Dapitan y Dumanquilas. 

5.° Los mandaras: en los montes de Tago y 
Matti, desde Gandía hasta las fuentes del Agusan 
y en la cuenca baja del rio Salug. 

<>.° Los tirnrays: en los montes de Tamontaca 
y Taviran, junto al rio Pulangui. 

7." Los bagobos. 

8." Los atas. 

q." Los guiangas. 



— II — 

10." Los tagacaolos. 

Estas cuatro últimas tribus habitan las costas del 
seno de Dávao y las estribaciones del Apo. 

11." Los mangnangas; Qn la comarca compren- 
dida entre el nacimiento de los rios Libanagum, 
Salug y Agusan. 

12." Los dtilanganes. 

13.° Los calanganes. 

14." Los hilanes. 

De todas las tribus citadas, hay algunas fáciles 
de reducir como las de los monteses, los súba- 
nos, los manobos, los mandayas, los ti?'iirays, 
y de ellas han reducido los RR. PP. Jesuítas, 
convirtiéndolas al cristianismo, y constituyéndolas 
en pueblos, una gran parte: las otra.;, permane- 
cen en el ejercicio de sus prácticas de idolatría y 
en completa independencia ó avasallados por los 
moros, habiendo algunas, como los bagobos, atas, 
guiangas y tagacaolos, que son bravias y fieras, 
no se someten fácilmente, y hacen sacrificios en 
los altares de sus númenes. 

350,000 moros, número que creemos algo exa- 
gerado, que se conocen con los nombres de 

15." Lllanos: en la bahía de este nombre y la 
laguna de Lanao. 

1 6.° Sánguiles; en la Costa Sur cerca de Sa- 
rangani. 

17." Lntangas: en la Isla OJutanga y seno de 
Sibuguey. 



12 



l8.° Calibiiganes: en la península de Sibuguey 

y Dapitan. 

10. ° Yacanes; \ „ ., , . , 

, (en Basilan c islas inmediatas. 
20." Sámales.) 



CAUSA DE NUESTRAS GUERRAS CON LOS MOROS 

El principio de nuestras luchas con los moros 
malayos tuvo origen en iS77, ^n la necesidad de 
oponerse á las expediciones piráticas que asola- 
ban nuestros pueblos de Filipinas castigando sus 
desmanes y tropelías, sin que, durante muchos 
años, se pensase en tomar posesión de Mindanao 
ni del archipiélago de Joló; antes por el contra- 
rio, todas las campañas y expediciones que se rea- 
lizaban, concluían siempre con tratados de pazy 
amistad, respeto de territorios, y alianzas para 
combatir juntos á los enemigos comunes. 

Sólo en 150)^ se ocupó el puerto de la Caldera, 
al Sur de Mindanao, construyendo allí una for- 
taleza, y poco más adelante Cagayán y Caraga 
(Surigao), en el Norte. 

Como de todas maneras los tratados se viola- 
ban y la piratería no tenía término, se pensó 
en extender la ocupación, primero, y en realizar des- 
pués la conquista de Mindanao y de joló. 

En 1630 se comenzó á edificar la fuerza de Da- 



— 13 — 

pitan y en i." de Junio de 163Ó se puso la pri- 
mera piedra de la de Zamboanga. 

En 163':), los Generales D. Sebastian Hurtado 
de Gorcuera, Gobernador General de Filipinas, 
y su segundo D. Pedro Almonte, hicieron luci- 
dibimas campañas, llevando á término la conquista 
de Mindanao y de Joló, y la ocupación en la 
primera de estas islas de la laguna de Lanao, el 
rio Pi;langui y varios puntos en las costas, constru- 
yéndose fortalezas de Buhayen, Sabanilla é ¡ligan. 

La guerra con Holanda, la amenaza de inva- 
sión de Manila por el pirata chino Ko-seng, y 
las desgracias de toda especie que cayeron sobre 
Filipinas por esta época, determinaron el aban- 
dono de cuanto poseíamos en Mindanao, que se 
efectuó por completo, en 1663. 

El crecimiento de la piratería y los mayores 
recursos de que llegó á disponerse, determinó el 
que volviera á ocuparse Zamboanga en 17 18, y 
después Surigao, Cagayán, ¡ligan, Dapitan y Mi- 
samis, para servir de puertos y depósitos á las 
armadillas que fué necesario oponer á los moros, 
comenzando á la par la edificación de poblados, 
organización de los distritos y progresivo ensan- 
che de nuestro territorio en Mindanao. 

En 1849 se fundó Dávao. 

En 185 1 se ocupó á Pollok. 

En 1861 se estableció el primer campamento de 
Cotta-batto dentro del delta del rio Pulangui, y 



— 14 — 

se hicieron los fuertes provisionales de Libungan 
en el brazo Norte, Tumbao en el vértice del delta, 
y Taviran y Tamontaca en el brazo del Sur. 

En 1871 se trasladó el campamento de Cotta- 
batto al lugar que hoy ocupa el pueblo, en la 
margen izquierda del brazo Norte, y se estableció 
allí la capital de la isla. 

En 1872 se volvió á trasladar la Capital á Zam- 
boanga. 

Todo esto se fué verificando como consecuen- 
cia de diversas y repetidas expediciones contra 
distintos pueblos y tribus de los moros, ocasiona- 
das por sus desmanes y hostilidad á nuestros es- 
tablecimientos. 



CONQUISTA 

Hasta el año 1860, si se exceptúa la época del 
General Corcuera, no ha habido, sin embargo de 
lo expuesto, idea de conquistar la isla de Min- 
danao, ni plan determinado y fijo en las operacio- 
nes ejecutadas. 

Para adelantar en la ocupación y dominio de 
ella, se creó por Real Decreto de 30 de Julio del 
año indicado, el Gobierno de Mindanao; se divi- 
dió su territorio en seis distritos; se fijó un me- 
ditado plan de operaciones y se adoptó un siste- 
ma político militar, que, si se hubiese observado 



— 1=) — 

con perseverancia, hubiera podido dar mayores 
resultados que los obtenidos en punto á dominio 
y colonización. 

En el año 1883 el General Jovellar, Goberna- 
dor General de Filipinas á la sazón, consagrada 
como en todos los mandos que desempeñó du- 
rante su vida al estudio y resolución de los pro- 
blemas que se le ofrecían en cada caso y cir- 
cunstaacia, dio solución á éste, en la parte que 
le fué posible, y dijo al Gobierno, que la '^situa- 
ción pasiva que se venía manteniendo en Min- 
danao, hacía años, era muy poco á propósito para 
adelantar en la importante empresa de su gra- 
dual ocupación y dominio: que, lejos de eso, no 
haciendo nada en el terreno material, entendía 
que se había perdido y se seguía perdiendo en 
autoridad moral, lo que, merced al sistema de 
contemporización, ganaban en confianza de su 
propia fuerza y poder las razas no sometidas//, y 
en consecuencia, «-^era de parecer que se debía ini- 
ciar un periodo de actividad, sin comprometerse 
en grandes y costosas operaciones; que se re- 
construyesen nuestros fuertes para decoro de la 
bandera y salubridad de la tropa, aumentándose 
en el presupuesto 100,000 pesos para esta aten- 
ción; que se recorriese por la Marina el litoral 
de la bahía lllana, ocupándose en él, además 
de PoUok, otro punto, tal como Barás ó Lalabuan, 
para impedir el contrabando, y que se tomase en 



— i6 — 

fin, actitud de dominio y autoridad sobre los 
Dattos.» 

La Campaña del General Terrero^ en 1887, 
contra las Sultanías de Buhayen, Bacat y Kuda- 
ranga, en la cuenca del Pulangui, dio por resul- 
tado la ocupación de Liong, Bacat y Kudaranga, 
tomándose posesión también por este tiempo de 
la ensenada de Pujaga (costa oriental), de la ba- 
hía de Sarangani, el puerto de Lebak y el de 
Santa María, comenzándose los trabajos de la 
trocha de Tucuran. 

Finalmente, la del General Weyler, en 189 1 ha 
determinado la ocupación de Momungan en el 
camino de ¡ligan á Lanao; la de Liangan, Ba- 
latacan y Tangog en el seno de Panguil; la de 
Sindangan; la de Margo-sa-tubig en el seno de 
Dumanquilas; las de Barás, Malabang y Parang- 
Parang en la bahía lUana, la de Pikity, la tras- 
lación del fuerte de Bacat á Tinunkup en el 
Pulangui, habiéndose hecho además una rápida 
y breve expedición á la ranchería de Marahuy, 
situada á orillas de la laguna de Lanao, y con- 
cluyéndose, en la época de su mando, la tro- 
cha de Tucuran á Lintogud, después de rectificar 
su anterior trazado. 



NECESIDAD DE UN PLAN DE BASE FIJA 

De tod; cuanto queda expuesto se deduce cla- 
ramente, á nuestro juicio, que si es de la mayor 
importancia hacer real y efectivo nuestro domi- 
nio en la isla dj Mindanao, ni esto podrá verse 
realizado todavía en algunos años, ni basta para 
ello toda la voluntad resuelta y decidida de los 
Gobernadores generales para lograrlo, á pe^ar de 
la autoridad de que disponen y del prestigio de 
que siempre deben hallarse revestidos; sino que 
es necesario, que los Gobiernos, conocedores de 
la situación de la isla y persuadidos de lo que 
se arriesga con interrumpir la obra de su reduc- 
ción, adopten un plan de base fija, sin hacer, en 
lo esencial, alteraciones que perjudiquen el de- 
sarrollo de sus fines, confiando el éxito, todavía 
más que á la rapidez de la ejecución, á la per- 
severancia con que ha de realizarse, en el tiempo 
y de la manera que sea posible. 



i8 — 



NUESTRA SITUACIÓN EN LA ACTUALIDAD 

Nos hallamos puramente á la defensiva y los 
moros del modo siguiente: 

Los de la costa oriental y occidental, el seno 
de Sibuguey y el de Dumanquilas, sometidos: los 
del rio Pulangui, dominados; y los de Lanao, en 
completa independencia. 



LO QUE DEBE HACERSE POR EL PRONTO 

Como estos últimos son los más numerosos y 
arrogantes, contra ellos ha de ejercerse principal- 
mente la acción de nuestra fuerza, y conviene mu- 
cho no intentar en sus comarcas operaciones que 
no produzcan resultado definitivo, y mucho menos 
que puedan fracasar por cualquier evento desgra- 
ciado, que, no solamente habría de interrumpir nues- 
tros propósitos en lo que con ellos se relaciona, 
sino que también nos haría perder el fruto de lo 
adelantado en otras pai'tes. 

Antes de penetrar en su territorio para quedarse 
en él, y sólo para esto debe irse allá, conviene 



— I o — 

prepararse y estrechar el bloqueo que r.e les tiene 
puesto con la trocha de Tucuran, los destacamen- 
tos de las bahías I llana y de ¡ligan y el fuerte 
de Momungan; impedir que se comuniquen con 
el exterior más que por nuestros puertos; hacer 
efectivo el bloqueo marítimo, á fin de que no sea 
posible que salgan ó entren embarcaciones en 
los demás sin nuestra autorización y consenti- 
miento: <que, en cambio, tengan en los lugares 
ocupados por nosotros todo género de facilidades 
para sus negocios, y que se convenzan, en fin, 
cié la necesidad de someterse á nuestra ley. 

Debe así mismo afirmarse nuestm actual ocu- 
pación haciendo las instalaciones sólidas, perma- 
nentes, y capaces de resistir y rechazar todo ata- 
que por vigoroso que pudiera ser, y fomentarse, al 
lado de nuestros destacamentos, pueblos v hacien- 
das agrícolas, en el límite posible. 

Quizás este método bastaría, por hoy, para ade- 
lantar la reducción, sin necesidad de expediciones 
al interior, y en todo caso, nos daría tiempo á 
realizarlas obras que son indispensables para ase- 
gurar lo que poseemos, y para disponer con calma y 
previsión lo que luego deba hacerse. 

El estado de nuestros distritos y puestos 'mili- 
tares, y las modificaciones que en ellos deberían 
ejecutarse, á nuestro parecer, se detallan á con- 
tinuación: 



20 



CAPITAL DE LA ISLA 

Zamhranga: villa de lo.ooo habitantes cristiauGS, 
chinos V moros, residencia del Gobierno Político- 
militar de la isla, de la Comandancia Político- 
militai del i."' distrito y de la División Naval 
del Sur. Subsiste la antigua cotta ó fortaleza con 
un cuartel moderno de Infantería; hay en la po- 
blación un excelente Hospital Militar, los edifi- 
cios públicos necesarios para oficinas y dependen- 
cias, buena iglesia, escuelas y bastante caserío 
particular. 

La Villa pasa por ser una de las más sanas de 
Filipinas. 

Desde el momento en que se empezó á tomar 
posesión del Rio Pulangui y se trasladó allí la 
acción ofensiva de nuestras tropas, se pensó en 
cambiar la Capital de Mindanao, estimando que 
Zamboanga carecía de situación estratégica para 
serlo ya, y en el año 1871 se llevó á Cotta-batto. 
Pero las dificultades de toda especie que se toca- 
ron por tal cambio, y los terremotos del año 1872 
que destruyeron cuanto en Cotta-batto y PoUok 
se había construido, determinaron que se volviese 
á llevar á Zamboanga el Gobierno Central de la 
isla. 



Después de esto, se ha intentado, primero, el 
instalarla en PoUok, y recientemente se proponía 
el distinguido General Weyler, establecerla en el 
naciente pueblo de Parang-Parang. 

Ciertamente la antigua Villa asiento de nues- 
tro poderío en el Sur durante cerca de tres siglos, 
no tiene hoy la importancia que tuvo en otros 
tiempos, y se halla en un extremo de la isla; pero 
no basta, á nuestro entender, esta circunstancia 
para desecharla todavía, porque, no poseyendo 
nosotros ningún punto central en el interior, 
forzosamente cualquiera que se elija sobre la costa, 
ha "de estar alejado de todos los demás, y ha de 
sentir las dificultades de comuiiicaciones fáciles y 
prontas que se tocan hoy. 

Las seis cabeceras de distrito que constituyen 
el Gobierno de Mindanao, están situadas en las 
costas Norte, Este y Sur; y enfrente de la Isa- 
bela de Basilan y casi en sus aguas, en la punta 
S O se halla Zamboanga. 

Por estas circunstancias tiene más fácil comu- 
nicación con todos los distritos por la vía marí- 
tima, única de que hoy podemos disponer, de lo 
que podría tenerla cualquier otro puerto. 

Si ahora es interesante Parang-Parang, por ha- 
llarse en la bahía Illana y ser esta lugar prefe- 
rente de nuestra atención y vigilancia, como lo 
fué en otro tiempo el Rio Pulangui, y como po- 
drá serlo mañana la bahía de Iligan, no basta 



aquella circunstancia para motivar, con funda- 
mento, el que se establezca en Parang-Parang la 
capital de Mindanao. 

La región en que está situado este pueblo, se 
halla, como la cuenca del Pulangui, próxima al 
volcan Macaturin y no lejos del Apo, sufriendo 
por tal vecindad muy frecuentes terremotos, poco 
sensibles generalmente, pero extraordinariamente 
intensos y destructores á las veces, lo que no ha 
sucedido en Zamboa nga hasta ahora. 

Hay, ademas, una consideración importantísima 
que tener en cuenta para elegir sitio en que fun- 
dar las capitales de cada comarca, cuando se es- 
tablecen sobre las costas, y es, la de que tengan 
puerto y fondeadero capaces y permitan el trálico 
en toda estación, como que en ellas han de acu- 
mularse los elementos y recursos de vida; todo 
lo cual se diíiculta cuando son malos los tenede- 
ros para los barcos, é inabordables las playas en 
periodos de días muy prolongados. 

En la isla de Mindanao, justamente, son pocos 
los puertos de condiciones favorables, y Parang- 
Parang tiene un detestable fondeadero de excesiva 
profundidad, se halla abierto a los vientos del 
Sudoeste y es imposible en toda esa monzón man- 
tenerse allí á los buques sobre sus anclas, y bar- 
quear, mas que en las escasas calladas de tiempo 
de la época indicada. 

Lo propio acontece en la bahía de Uigan en 



-? 

la monzón del Nordeste, y en toda la Isla; fuera 
del lio Palangui, no hay ningún punto, de los 
importante-- ó extratégicos, que permita aprove- 
char el fondeadero ó embarcar y desembarcar, 
mas que Zamboa nga. 

El pequeño puerto de Santa María en la costa 
Occidental, los del Seno de Dumanquilas y de 
Pollok en el Sur, y la ensenada de Pujaga en la 
costa Oriental, son abrigados y seguros, pero in- 
aceptables para situar la Capital de la isla. 

Pollok y Parang-Parang, puntos cercanos, se com- 
pletarían si tuviese uno caalquiera de ellos las 
condiciones que reúnen entre los dos. 

Pollok tiene buen puerto, aunque pequeño, y 
excelente fondeadero; pero carece de agua potable 
y de terreno en que estender una población con 
huertas y sementeras. Parang-Parang posee abun- 
dancia de aguas, una situación ventilada, saluda- 
ble y á propósito para un buen poblado; pero no 
tiene puerto durante seis meses del año. 

Hacer de ambos p-intos un solo centro es poco 
practicable, porque están muy distantes por tierra; 
para esto, el camino que habría de construirse 
sería trabajoso y de mucho coste, su entreteni- 
miento difícil y siempre resultana largo. 

Como en aquella zona no tenemos nada hecho 
más que los edificios militares de Parang-Parang, y 
no hay comercio, industria ni agricultura de ninguna 
especie, antes de que todo esto fuese creándose, 



habría precisión de gastar allí considerables can- 
tidades para hacer lo que falta y es necesario en 
una capital. 

Por otra parte, Parang-Parang, pese á los bue- 
nos deseos, entusiasmo c inteligente estudio de 
los que lo eligieron para asiento de nuestra fuerza 
en la bahía lUana, no es base extratégica de ope- 
raciones para la laguna de Lanao. No hay entre 
estos puntos ningún camino ni senda de que se 
tenga noticia; están en cuencas" distintas, v la cor- 
diUera que los separa debe ser dificultosa, pues 
que carece de comunicación con las rancherías de 
la laguna y solo la tiene con algunas del lado 
acá de la sierra: para dnigirse a Lanao desde 
Parang-Parang, hay precisión de hacerh^ por la 
costa, hacia Lalabuang ó Malabang, hasta encon- 
trar uno de esos caminos. 

Nuestra base obligada en la bahía Illa na, para 
todo lo que tenga relación con Lanao, es Mala- 
bang: la misma exactamente que tuvieron que 
aceptar los capitanes del General Corcuera en 
163c). Parang-Parang podrá servir de pueblo y cuar- 
tel de refresco á nuestras tropas del Sur, por lo 
saludable y cercano; para tener hospital, conva- 
lecencia, campo de instrucción, talleres, depósitos 
de víveres y municiones; pero todo eso á condi- 
ción de que se haga un camino militar, bien pro- 
tegido y expedito, á Malabang, que dista por mar 
21 millas y que, por tierra y á través de la es- 



--- 2=) — 

tribación que forma la punta occidental del seno 
de Pollok, no estara á menos de 30 kilómetros. 

Como expresa en unos apuntes que conserva- 
mos con gran cuidado el ilustre General Jovellar 
á quien nos hemos referido anteriormente y que 
nos ha servido de luz y guia en todos nuestros 
estudios de Filipinas para alumbrar y dirigir con 
los fulgores de su genio las modestas observa- 
ciones de nuestra práctica de gobierno en Joló 
y en Mindanao, el cambio de capital en esta ul- 
tima isla, no es asunto que debe resolverse á 
la ligera. Dice asi el párrafo relativo al parti- 
cular: 

«Es lo cierto que el cambio de capital produce 
una gran perturbación de más iníluencia real de 
lo que puede creerse; porque siendo la vida pe- 
nosa y molesta en aquellas regiones, por lo ri- 
guroso del clima, es necesario proporcionar á los 
empleados algunas comodidades que la hagan so- 
portable si se quiere obtener algún resultado de 
su trabajo; todo esto, con el transcurso de los años 
se ha ido reuniendo lentamente en Zamboanga, 
donde en la actualidad existen todos los edificios 
necesarios para las distintas dependencias que se 
requieren en una capital y medios de subsistir^ 
atendiendo á las necesidades de la vida con un 
poco más ó menos de comodidad; pero al insta- 
larse en un despoblado donde nada hay y todo 
ha de crearse de repente, sin contar con los re- 



— 26 — 

cursos necesarios para ello, el descontento se hace 
general, y será esto por si solo, causa de que fra- 
case cualquier operación que esté íandada en tan 
mala base./^ 

«Considero por tanto, qae es prematuro el cam- 
bio de la capital de Mindanao, siendo necesa- 
rio para ejecutarlo que la colonización estuviera 
establecida, para poder decidir con algunas pro- 
babilidades de acierto el punto más adecuado, y 
esperar después que se hubiesen reunido allí ele- 
mentos de vida que permitiesen hacer las insta- 
laciones necesarias para efectuar la traslación, sin 
producir perturbaciones de importancia, que habrán 
de influir de una manera muy directa en los mis- 
mos resultados de la colonización./-' 

Eso mism.0 creemos nosotros: que es prematuro 
el cambio de capital, y que no debe hacerse hasta 
que llegue el día de situarla donde debe hallarse: 
en el centro de la isla, asentada sobre la laguna 
de Lanao, unida al Norte y al Sur con dos ca- 
minos centrales, por los que, en todo tiempo, co- 
munique rápidamente con ambas costa'^.. 

Lo cual no supone, ni mucho menos, que el 
Gobernador Político-Militar de Mindanao perma- 
nezca en Zamboanga; sino que, por el contrario, 
siendo en los asuntos civiles, un inspector de las 
autoridades locales de los distritos, que se entien- 
den, y deben entenderse directamente con los cen- 
tros superiores para el caso; no pudiendcj menos 



— 27 — 

de ser en el orden político y en el militar el eje- 
cutor de las instrucciones del Gobernador Ge- 
neral de Filipinas, el Jefe de todas las tropas y 
el de todas las operaciones de guerra de alguna 
importancia, y no estando sugeto al despacho del 
papeleo que ha de correr á cargo de los Coman- 
tes políticos militares, debe hallarse en continua 
movilidad de un lado para otro, á fin de llenar 
su cometido de un modo provechoso, celando 
que se cumplan las órdenes dictadas, modificando 
lo que nó encuentre ajustado á ellas, y secun- 
dando, en íin, con su presencia y dirección en 
todas partes donde sea preciso, los planes de la 
autoridad superior. 



I.er DISTRITO ZAMBOANGA 

Comprende la parte occidental de la Isla desde 
la ensenada de Murciélagos (Dapitan), hasta Punta 
Flecha. 

Población cristiana; 2 1.3Ó4 habitantes en i villa, 
6 pueblos y 4 visitas. 

Las rancherías moras que hay en este distrito 
son las siguientes: 

Gadugjn .... Datto Ainirol Magugutan. . Punta Flecha. 

Calituan ... El Principe de Sibuguey. . ) 

■ T^ , T^ , ■ ' > Dumanquilas. 

Cama/aran . . . Datto Dacula } 



— 28 — 



Pa^alaiiiatan. 
Culasian 
Sm io. 

Bnluiin 

Titpilac. 
Li guian 
Banga. 

Tting.man 

Tiihzo . 

Bitali . . . 
Ton -mi ios 
Taguiti . 
Binaltiy . . 
Panuh'gan . 
Cahitgan . 
Miilasiigat . 
Sangah . 
Daap . . . 

Biisav. 
Liindang. . 

Mu7i''cahan . 
Ttilitcsangar. 

Bilang hilan . 
Panga-piivan . 
Balahac 
Tigtabon . 
Manalipa. 
Santa Cni; . 
Barrio de Magaj 

Cana-Cana 
San Mateo 
Puerto Caldera 
Busujran . 

Sihuco . 
Anogan . 
Piacan. 
Sida/inav . 



Datto Benito. . . 
Ulancaya. ■ • 
Timu-hay Daingan 
Salilacha Tó . . 
Timu-hay Lamilan. 
Datto Mungú . . 
Ulancaya Chaniqíii 
Datto Maguingui . 
Datto Hamis . . 



Ulancaya Siinut. 



Majanuiddin. 
Madjarajad Maulud 

Mandaini Biunan . 



Mandaim Alsa. 
Sauton Ñuño . 



, Seno de' Sibuguey. 



} Seno de Sibuguey. 2 



Mandaim Talucan I j^i^ ¿^ gacol. 

Manglima Gadung . . . . \ 



Estrecho de Masinlog. 



' Saya Nazaiulin . 

Mandami Itang Essrecho de Sacol. 

Emigdio Francisco .... (Isla de) 

K. ,. . , ,. , ) (Isla del 

S Madjarajah racundo . . 

Ulancaya Amtoy. 

Su Mandaim .... 

ídem 

Mandaim Lagat . . 

Ulancaya Canga i 

ídem Padila (En Ja ensenada de 

Datto Salud ^ Zauíboang 

Sheriíf Indú .... 



Isla de Masinlog. 



Barrio de Zamboanga 

ídem. 
I.lem. 

Barrio de Avala. 



BaliU . . 
SiaoH . 
Bal '^n -a II 
Daliigii 11. 

Qiiipit. . 



'-- 2() 

Datto Mahu Causa 
Id. Sacaluran . 
Ki. Hacha Mania, 
Id. Undan . . 
Id. Qaialmalan 

Id. Tami. . . 



Ensañada de Sinon. 



Frente á la isla i|e 
Murciélagos 



Con un total de 6,271 personas de ambos sexos, 
todas ellas sometidas al Gobierno Español. 

Compone su guarnición: 

La Plana mayor del Regimiento Infantería nú- 
mero 71 y la tropa sobrante de los destacamen- 
tos que cubre este cuerpo; (unos 400 hombres). 

No hay alteración que hacer por hoy. 



DESTACAMENTOS DEL DISTRITO. 



SAN RAMÓN 



En la colonia agrícola de este nombre á cargo 
de un Director de la clase de Capitán del Ejér- 
cito, y compuesta de penados del presidio y de- 
portados, hay un destacamento de 

I sargento, i cabo y 10 soldados de Infantería. 



^50 — 



SANTA MARÍA 



Hl fuerte se halla en la cima de un monte 
que cierra el puerto por el Sur, y lo constituye 
una estacada cuadrangular con dos torres de mani- 
postería. Aprovechando el escarpe de la altura se 
ha hecho un glasis. 

El cuartel, en el interior del recinto, es de ma- 
dera de dos pisos y tiene techo de zinc. 

lín el puerto y en el arranque del camino al 
fuerte, sobre la orilla del mar, hay un blokaus 
donde se alberga una guardia de i cabo y b soldados. 

Compone la guarnición: 

I oficial y 34 individuos de tropa de Infantería. 

En el pequei;o puerto de Santa María hav cua- 
tro rancheiías de moros pacíficos, á saber: 
Coronado. 
Sideoii. 
Balaguiau. 
Banantaya. 

Debe sustituirse la guarnición cíe este fuerte 
cf)n tropa del Tercio civil de Zamboanga. 



MARGO-SA-TUBIG 
Este destacamento se halla establecido en el seno 



de Diimanquilas, costa oriental, en el fondo de 
la ensenada que forma la isla Igat con la de Min- 
danao. 

El fuerte está á media ladera de una colina 
poco elevada, y se compone de un r cinto cua- 
drado que cierra en parte un muro de piedra seca, 
y en parte una empalizada. 

Dentro, se hallan tres edificios de materiales 
ligeros y techo de ñipa que sirven de cuartel, 
pabellones y almacenes. 

Un claro y limpio arr(;V(j de agua excelente, 
atraviesa el interior del recinto. 

Guarnecen este punto 2 oficiales v bo indivi- 
duos de tropa de Infantería. 

Las rancherías moras de esta comarca se han 
citado al enumerar las del i." distrito. 

Kn lugar de lo que hoy existe en éste y otros 
puntos cuya ocupación deba mantenerse y donde 
solo haya de quedar un destacamentcj aislado, 
deben hacerse sólidas instalaciones con arresflo 
al tipo presentado en el ante-provecto que for- 
muló en 25 de Marzo de i8q2, el Comandante 
de Ingenieros Don Fernando Recacho, compues- 
tas de lo siguiente: 

'." Un amplio cuartel defensivo con patio in- 
terior, muro de hormigón con aspilleras y cubierta 
de azotea, con matacanes. 

2." Un recinto exterior alrededtn- de aquél, sus- 
ceptible de defensa, dejando entre ambos un ex- 



tenso patio desenfilado de las vistas del enemigo 
y perfectamente batido desde el cuartel, cerrado 
por un muro sin foso de madrépora ó piedra seca 
ó de una estacada, según la facilidad de hallar á 
mano uno ú otro material. 

3." Una zona exterior al recinto de 400 á 500 
metros, completamente despojada y batida desde 
el recinto y desde el cuartel. 

La guarnición de de Margo-sa-tubig debería ser 
la misma que hov tiene. 



2.- DISTRITO: CAGAYAN DE MISAMIS 

Límites: el mar de Mindoro ó de Joló, al Norte: 
el 3-'''' distrito al Este; el i.° al Oeste y Sur, y 
el 5." al Sur. 

Población cristiana: 63,032 almas en 34 pueblos, 
22 barrios y 2 visitas. 

Acerca de las rancherías moras de este distrito, 
en que se halla comprendida la cuenca de Lanao, no 
hay datos exactos, y los que se poseen son de 
referencia. 

Los que tenemos por más aproximadas son los 
siguientes: 

Marchando del Sur al Este de la gran laguna, 
se encuentran: 



Pueblos 



■ 7 ■) 

Habit.wtfs 



Macajiliu 
Qiiinaludan . 
Bíidca .... 
Ffasag. 
Sindaraii . 
Paguili-lafran . 
Maíampav . 
Limb'caignl . 
Tiimbag . 
Binidavau . 
Pariífaii . 
Bavan. 
Cábaumiii . 
Lalapun . 
Límbavan siagui 
Savir .... 
Masimhagu. 
Mambalav . 
Bacavanan 
Sambitlaxan . 



.000 
.000 

. ioo 
.non 
íon 



l.ooo 

.oon 
íoo 
yon 
.000 
.000 

,00o 
.000 
.oon 



(Sultania.) 



EN LA MARGEN DERECHA DEL RIO TARANA 

Bariicut. — Ru di aya 11. — Marihut. — Buritgayan. 
Galauaiis v Batajiini. 



EN LA MARGEN IZQUIERDA 



lar acá. — Magín. — Pitiaras. — Bolindiing. — Mar- 
ga. — Bayabat. — Biihitng. — Pagalalat. — Lam ha- 



— 34 — 

frarugin. — Macainding. — Cabuntalay. — Catimíi- 
cauan. 

Hn la margen derecha del rio Laput hay pueblos 
que no están determinados. 



EN LA MARGEN IZQUIERDA 

Saptit. — Dalania. — Tainhi. — Calagiie y Diiua- 
yting. 



EN LA MARGEN DERECHA DEL RIO DAGSHAN 

Didagun. — Riimasitu. 

EN LA MARGEN IZQUIERDA 

Dagshan. — Mulundtt, — Bitbtin. — Ganiiit. — Miiii 
tian. — lalnmhu . — Buhuguan. — C amaga. — Pniiot. 

PRÓXIMQS Á LA MARGEN DE LA LAGUNA SIGUEN LOS PUEBLOS 

Pagahan. — Rio Pugan. — Ruaran. — Riigaga. — 
Pagíiay. — Madaya. — Ciiruniafa. — Giiiniha. — Sa- 



— 35 — 

dug. — Piqíiililagan. — Palitaimatan. — Daiiiii. — 
Maiil. — Babiian. — Tiiciir. — Bagiiymnt. — Tain/ii/ii- 
inaii. — Cainalig. — Sigayan. — Tacup. — Igut- — Ba- 
citlut. — Samhaga. — Narashiit. — Tanciil. — Iiindara- 
iie. — Bataeabiin. — Tamhlan. — Tiindiilan.—Mala- 
yo. — Lunibayas. — Bato. — Caingan. — Limbú. — Pa- 
tint. — Tagayan. — Baculat. — Toros. — Marantao. — 
Ojiilocan. 

Faltan bastantes pueblos de la parte N. O. como 
Marahuy, muy importante y muchos del territo- 
rio comprendido entre la laguna y las bahías 
lUana y de Iligan. 

Además, en la laguna hay tres islotes habitados. 

Todos los moros de los pueblos de que se trata 
se hallan en completa independencia. 

En el distrito hay también muchas rancherías 
de monteses. 



CAGAYAN; capital del distrito 

Pueblo á la orilla derecha del rio de su nom- 
bre: residencia del Comandante Político-Militar, 
Comandante de Ejército. 

Población 11.029 almas. 

No tiene más guarnición que una compañía 
del Tercio Civil y los cuadrilleros; hallándose 
organizados los somatenes generales. 

No debe hacerse variación. 



3^^ 



COMANDANCIA MILITAR DE MOMUNGAN 

Comprende este punto el territorio que le se- 
para de Iligan, el avanzado hacia el interior y 
la comarca de Liangan y se halla á cargo de un 
Comandante del ejército. 

El fuerte Weyler, en Momungan, está situado 
á unos lo kilómetros de la costa y i5 del pue- 
olo de Iligan. 

El camino más frecuentado por los moros se 
dirige por la playa unos 4 kilómetros é internán- 
dose después por una vereda áspera y pedregosa 
de 800 metros de desarrollo, asciende á la me- 
seta por donde avanza un estrecho sendero entre 
bosque cerrado hasta entrar en la sábana que 
forma una extensa y suave colina en cuya cima 
y sobre la orilla derecha del rio Agus, de Í03 
metros de ancho y gran profundidad, se levan- 
tan nuestras actuales instalaciones. 

El fuerte Weyler, provisional, se ha ampliadíj 
para hacer un campamento que consta de una es- 
tacada de 4 metros de altura, con banqueta de 
I '20 m. de ancho en todo su perímetro, á escep- 
ción de un lienzo de bo m que es de 2'50 con 
objeto de utilizar la parte inferior para caballe- 



riza. La banqueta se halla á 2'8o m. del suelo 
y tiene 5 escaleras para subir á ella. 

Una torre de 2 pisos de 6 m. cuadrados, el in- 
ferior á o'4o del suelo y el superior á 0*40 sobre 
el nivel de la banqueta, con cubierta de zinc. 

Dos puertas en la estacada, con marcos de ma- 
dera y plancha de hierro galvanizado. 

Los tres edificios de tabla con cubiertas de 
zinc que se construyeron en el primer fuerte para 
alojar su guarnición de ibo hombres y sus ofi- 
ciales, enfermería y almacén. 

Un camarín cuartel de ^bXio m. y 4 de al- 
tura, armazón de madera, techo y tabique de nipa: 
se halla dividido por un pasillo de 4 m de .-/n- 
cho que deja dos dormitorios capaces para 200 
hombres cada uno, con camastros de caña; á o'^o m 
del piso, perchas y armeros del mismo mate- 
rial. 

Oiro de iguales dimensiones y construcción que 
hoy sirve en parte para alojamientos y en parte 
para depósito de maderas y taller de aserrar. 

Entre ambos camarines y dejando dos pasillos 
de 3 m. de anchura hay otro de 30 m. X 10 con va- 
rias^ habitaciones para oficiales Svíparadas por un 
corredor central de 2 m. á-i ancho que dá en- 
trada independientemente á todos aquellos. 

Un comedor de 8X10 m. con 8 mesas y un 
diván corridos en todos sus lados, de madera y 
caña. 



-38- 

Entre el cíjmedor y los pabellones queda un pa- 
sillo de 4 m. que corresponde á los dos cuar- 
teles. Aquel tiene los tabiques exteriores de caña, 
con ventanas y tapancos de lo mismo. 

Comandancia Militar de 10X14 n^- con una 
sala, 2 dormitorios, comedor y despensa, cons- 
truida de caña y ñipa. 

30 m. de Caballeriza con cubierta de zinc, di- 
visiones y pesebres de caña y plazas para 20 
caballos. 

30 m. de cocina y hornos con cubierta de zinc 
y divisiones de vara- vara. 

2 terraplanes rodeados de estacada en comuni- 
cación con la del recinto, para 2 piezas lisas, de 
bronce de 8 c m. 



AL JEXTERIOR 

Un baño para oficiales y otro para tropa, lava- 
deros y letrinas, sobre el rio Agus. 

Un pozo de agua potable. 

Un corral para ganado. 

2 puentes para salvar barrancadas próximos al 
fuerte. 

I cerca para una huerta de 8 hectáreas. 

I cerca de acotamiento del terreno destinado á 
pastos del ganado, de 1.500 m. de desarrollo. 



— 30 — 

Se halla terminado un camino militar entre 
estos dos puntos, de 4 dt de anchura, con un 
desarrollo de 16 kilómetros, mitad en terreno mon- 
tuoso y mitad en mesetas llanas, venciendo una 
diferencia de nivel de 400 m/ con un máximum 
de 5 pVo de pendiente; habiendo sido preciso 
para construirlo hacer grandes talas, desmontes y 
terraplenes y un puente al lado de Iligan sobre 
el rio del mismo nombre de 50 m/ de longitud 
y tres de anchura con madera de molave y man- 
gachapuy, cubriéndolo además con techo de ñipa 
para defenderlo del sol y de las aguas. 

Las fuerzas destinadas en la Comandancia Mi- 
litar de Momungan sin contar las que guarnecen 
el fuerte Almonte de Liangan se componen de 

I Capitán, 6 subalternos y 321 individuos de 
tropa de Infantería. 

I Teniente, i Cabo y 17 artilleros. 

I Capitán, i Teniente y 112 individuos de tropa 
de Ingenieros. 

I Oficial y 30 individuos de tropa de caba- 
llería. 

I Capitán, 2 Subalternos, is individuos de tropa 
y 143 confinados del Batallón Disciplinario. 

Los Sultanes y Dattos que habitan en las ran- 
cherías próximas y que han prestado sumisión, 
más ó menos sincera, son los siguientes: 

Sultán Siramon y su hermano Sirandin de Ba- 
colod. 



— 40 -- 

Sultán Adogut de Salansalaii. 

Sultán Pagandi de Sumhainague. 

Sultán Santoy de Briiiohaii. 

Sultán Agusat de Calimiidau. 

Sultán Dumiar de Babaat. 

Datto Arunde de Siimbainague. 

Datto Apul de Pautar. 

Datto Lumunayí) de Dunican. 

Radjah Mudah Loma de Ransolot. 

Radjah Mudah de Bayahas. 

Radjah Mudah Madao, de Caratagaa (Paiita- 
rraga.) 

Radjah Mudah Quiugut de Pautar. 

Sultán Calas de Baliit. 

Dattíj Akao de Batitt. 

Datto Mamangan de Momuiigaii. 

Hn el excelente y extratégico emplazamiento 
donde se halla instalado el fuerte de Weyler de- 
ben hacerse cuarteles, pabellones, enfermería, al- 
macenes de víveres, depósito de municiones y 
Comandancia Militar, de carácter permanente. 

La guarnición de Momungan y sus torres des- 
tacadas debe constar de 2 capitanes 5 subal- 
ternos y 300 hombres de Infantería y de 1 sar- 
gento, I cabo y 10 artíllenos para el servicio de 2 
piezas. 

El Comandante Militar de Momungan, además 
de esta guarnición debe contar con una guerrillíi 
montada de 25 hombres cuando menos. 



— 41 — 

Construido cual se halla el camino directo á 
Iligan, es preciso ensancharlo y afirmarlo conve- 
nientemente para hacerlo carretero^ y en su tra- 
yecto se elegirán los puntos más á propósito para 
situar las torres que sean necesarias, á fin de pro- 
teger aquel y establecer telégrafo de señales con 
banderas v faroles. 

Para guarnecer las torres dtl camino, que de- 
ben sep de dos pisos y de hormigón, con una 
estacada exterior, bastaría i sargento, i cabo v 
[2 soldados en cada una 

F.l Comandante Militar de Momungan con la 
guerrilla á sus órdenes mantendría la exploración 
y vigilancia de su territorio, la protección del 
camino y de los convoyes que conduciría ella sola 
ó acompañada con Infantería, según fuera nece- 
sario, y se dedicaría además á fomentar el esta- 
blecimiento de poblados v haciendas agrícolas en 
las márgenes del cimiiio, organizando en soma- 
tenes á todos los varones capaces de tomar la^; 
armas, para ir constituyendo v ensanchando la 
población civil entre Iligan v Momungan, nom- 
brando en cada poblado el mandarín y cabos 
convenientes y empadronando cuidadosamente á 
todos estos habitantes á quienes se facilitarían 
solares en propiedad para construir sus casas y 
terrenos para la agricultura, con documento escrito, y 
se daría libertad de aprovechar las maderas del 
monte que necesitaran para sus edificaciones, 

5 



— 42 — 

eximiéndoles por lo años de todo tributo c inv 
puesto. 



ILIGAN 

Antiguo pueblo de la provincia de Cagayán do 
Misamis situado en la Costa Oriental de la bahía 
que lleva su nombre. 

Tiene una Cotta de piedra dentro de la cual se 
halla el cuartel. 

Su fondeadero no es bueno y en la monzón del 
N. E. está muy desabrigado. 

Se halla guarnecido por i oficial y 30 soldado^ 
del Tercio Civil de Misamis. 

Basta esta fuerza para su guarnición, pero de- 
ben organizarse también los somatenes generales. 

Continuará la enfermería militar que hoy existe 
para los enfermos de Momungan que puedan trans- 
portarse, los de las torres y los de los destaca- 
mentos de Liangan, Lintogud y Liibig. 

Seguirá asimismo la factoría de provisiones y 
utensilios para los puestos indicados. 



43 — 



LIANGAN 

El fuerle Almonte se halla situado á la orilla 
derecha del rio de su nombre eii la Bahia de 
Iligan, «á la entrada del seno de Panguil, en la 
reducida meseta de una pequeña península for- 
mada por aquél y por el mar y se compone de 
un rectángulo de 25X30 metros con parapeto de 
mampostería de 3,10 m/ de alto y 85 m/ de es- 
pesor á que dá entrada una puerta de 2,10 m/ de 
altura y 2 m. de ancho: un foso construido á n) 
metros del parapeto y en forma de glasis interior 
en los lados Sur, Este y Oeste, y en el glasis una 
estacada de media frisa de 2'5o m. de altura, cierra 
todo el exterior. A 1.5 metros de dicha estacada 
hay otra en forma ordinaria, construyendo el total 
de las defensas tres recintos. 

En los ángulos Este y Oeste del parapeto hay 
dos baterías á barbeta, de mampostería con un 
diámetro de 4,50 m. y un ángulo de tiro de 
ibo". Al lado de cada batería un repuesto de mu- 
niciones de 2,50 m. por 2, cubiertos con zinc y 
puertas de una sola pieza. 

En los ángulos Norte y Sur dos torres que flan- 
quean todo el fuerte y se componen de dos cuer- 



— 44 — 

pos; el primero de mampostería á igual altura que 
el muro, tienen un espacio interior de 14 metros 
cuadrados con 18 aspilleras. El segundo cuerpo, 
de madera con cubierta de zinc, se halla desti- 
nado á pabellones de oficiales y tiene una su- 
perficie interior de 47 m cuadrados, con un cor- 
redor exterior de i ni/ de ancho todo alrededor 
y con matacanes. 

La banqueta es de 8 tablones de 0.80 m, de 
ancho y 0.08 de espesor y se halla sostenida por 
20 pilares de manipostería. 

En el recinto interior hay dos edificios para alo- 
jamiento de la tropa uno de 16X6.50 m. con una 
superficie de 104 m. destinados á Infantería y el 
otro de 12X6 m. para la artillería europea, en- 
fermería y guerpo de guardia. Ambos son de ma- 
dera con techo de zinc, elevados á i m, del suelo 
sobre pilares de iríampostería que recubren los 
])iés derechos 

En el exterior y á 8o m, al Este se hallan las 
cocinas. 

Al Sur se ha hecho un muelle sobre el rio con 
muro de contención de piedra seca relleno de tierra 
de 16 m. de largo y 8 de ancho y una calzada 
al fuerte de 30 m. de longitud y 8 de ancho. 

Sobre el rio se han levantado dos pequeños 
edificios de materiales ligeros destinados á baño 
y letrina. 

Al Norte y al Este se encuentra la huerta cer- 



— 45 — • 

cada de 3 hectáreas que produce camule, calabaza, 
pinas, papayas, tomates, pimientos y otras varias 
hortalizas. 

Su guarnición es de i capitán y =,8 individuos 
de tropa, i sargento, i cabo y o artilleros y i 
oíicial y 17 disciplinarios. 

Las rancherías de moros próximas han prestado 
sumisión y son las siguientes: 

Lipó^ sobre la costa á media legua de distancia 
en dirección á Iligan; su mandarín el Datto Da- 
randa, que visita frecuentemente al Comandante 
del destacamento. 

Barojiisan, en la playa á tres cuartos de legua 
en dirección á Misamis, el Sultán Sarip. 

Siendo la posición de Liangan en la punta Bi- 
nuin sumamente ventajosa para vigilar el paso de 
los moros del interior al seno de Panguil pí)r 
donde se dirigen á la costa occidental de este seno 
y Bahía de Iligan, debe mantenerse permanente- 
mente este punto, con su actual guarnición. 

Deberá también fomentarse allí la creación de 
un poblado en la orilla del mar, bajo las bases 
generales indicadas para el territorio de Momungan 

En cuanto á las rancherías moras inmediatas 
que tienen prestada sumisión, seria preciso hacer- 
las entrar en resuelta actitud de auxilio en la 
racional medida de lo posible. 



-46 



MISAMIS 

Pueblo cristiano antiguo, en la costa occiden- 
tal d3l seno de Pangail con una cotta ó fuerte de 
piedra donde se aloja la guarnición de i oficial 
y 3:) soldados del Tercio Civil: excelente y abri- 
gado puerto para todas las monzones. 

No debe hacerse variación. 



TANGOK 

En el seno de Panguil y en la misma orilla de 
Misamis con el cual se comunica por tierra ade- 
más, existe este fuerte provisional en muy mal 
estado, reducido á una estacada con dos torres, 
que tiene en su recinto un cuartel de materiales 
ligeros y que guarnece i oficial y 20 hombres 
de Infantería. 

Vigila las avenidas de los moros de la orilla 
opuesta del seno. 

Inmediato á aquél hay un pequeño poblado de 
cristianos compuesto de unos 30 vecinos. 

Debe mantenerse esta posición pero guarnecién- 
dola con tropa de Tercios civiles^ organizando lo> 



— 47 — 

somatenes y conslruyendo un pequeño cuartel de- 
fensivo con los recursos de la provincia de Mi- 
samis á que pertenece aquel territorio donde hay 
muchos y ricos pueblos. 



BALATACAN 

lin las propias condiciones que el anterior, aún 
cuando sin poblado, se halla este destacamento, 
entre Tangok y Lintogud y le son aplicables las 
indicaciones hechas para aquél, añadiendo la de 
construir pueblo. 

Para el servicio de todos los puntos indicados 
y Lintogud, extremo Norte de la trocha de Tu- 
cura n debe haber constantemente una buena lan- 
cha de vapor, además de los cañoneros de esta- 
ción en Misamis. 



TROCHA DE TUCURAN A LINTOGUD 

Constituye ésta nuestra línea militar de ocupa- 
ción en la parte más estrecha de la isla de Min- 
danao en dirección Norte y Sur y mide 28 kiló- 
metros, vigilada y protegida hov por tres desta- 
mentos que son los siguientes: 



- 4» - 



LINTQGUD AL NORTE 

Se halla establecido el fuerte provisional, re- 
ducido á un recinto cerrado por una estacada de 
maderos rollizos con un cuartel de materiales li- 
geros en el interior, cerca del rio asi llamado, a 
unas tres millas de su desembocadura, en el fondo 
del seno de Panguil y en la entrada Norte de 
la trocha. 

Su guarnición actual se compone de i oficial 
y so hombres de Infantería. 

El Sultán de BoUnson ha establecido su ran- 
chería cerca del fuerte y se halla en las mejo- 
res relaciones con nosotros. 

En este punto debe hacerse un cuartel defen- 
sivo permanente como los yá indicados. 

Su guarnición de Infantería será de i oíicial 
y ho individuos de tropa. 



LUBIG iCENTRO» 

Su destacamento compuesto de i oficial y 40 
hombres se aloja en un cuartel de materiales li- 
geros con un recinto que defiende una estacada 



— 40 ~ 

de gruesos troncos y dos torres situadas á 14 kiló- 
metros de longitud y 14 de Tucuran en la divi- 
soria del istmo y en una meseta muy ceñida de 
bosque. 

En este sitio debe establecerse la Comandancia 
Militar de la trocha construyendo las necesarias 
instalaciones para aquella, cuartel de Infantería, 
capaz para 100 hombres, pabellones de oficiales y 
cuartel para una guerrilla montada y 30 caballos, 
en cuatro cuerpos de edificio defensivo, encerrán- 
dolos en un recinto protegido por una doble es- 
tacada con macizo de tierra sin foso, ya que no 
pueda ser de piedra seca. 

Su guarnición debería constar de un oficial y 
bo hombres de Infantería, de i oficial y 30 hom- 
bres de Tercios civiles casados y de la guerrilla 
montada de 1 oficial y 25 guerrilleros. 

Los soldados casados del Tercio Civil deberían 
ser la base de' poblado que es de gran convenien- 
cia fundar en este sitio y para ello se les facilita- 
rían solares donde construir casas v terreno para 
siembras, permitiéndoles el aprovechamiento de los 
montes y declarando li])res de impuestos y tribu- 
tos de toda especie lo mismo á estos y sus fami- 
lias que á la población civil que acudiera á es- 
tablecerse allí. 

La guerrilla, en incesante movimiento, vigilaría 
los alrededores de la trocha, protegería estos y los 
convoyes y haría los demás servicios propios de 

6 



— 'yO ~ 

su misión especial, de que no podría ser distraída 
por ningún concepto. 



TUCURAN (SUR' 

Las instalaciones de este destacamento en el ex- 
tremo Sur de la trocha, son de lo más destarta- 
lado que puede hallarse á consecuencia de las va- 
riaciones que se han ido haciendo en ellos sin lle- 
gar á una definitiva. 

Punto obligado, por ser el más próximo desde 
la Bahía lUana al seno de Panguil á través del 
istmo y no habiéndose encontrado en los prime- 
ros momentos el mas ventajoso para emplazarlos 
edificios, por hallarse el terreno cubierto de bos- 
que que no pe'miitía apreciar á la simple vista la 
disposición de su suelo, han venido haciéndose allí 
las obras provinciales que iban exigiendo las cir- 
cunstancias desde que comenzó la apertura de la 
trocha y su rectificación posterior y hoy se encuentra 
aquel puerto militar en las condiciones siguientes: 

En la orilla del mar y en un malísimo fondeadero 
completamente abierto á los vientos del SO. junto 
á la desembocadura del rio Tucuran hay unas ba- 
rracas de ñipa en muy mal estado, donde viven 
tres ó cuatro vecinos: un blokaus de 2 pisos v 
techo de zinc guarnecido por un cabo v ("» sol- 



— Ri- 
elados. Equidistante de éste y del cuartel unos 300 
metros, otro blokaus igual al anterior, defendido 
por I cabo v 8 soldados protege la aguada. 

A media ladera de una colina que comienza á 
elevarse desde la misma playa se halla el cuartel 
y pabellón de oficiales de materiales ligeros, con 
techo y paredes de ñipa, rodeados de una estacada. 

Inmediata al cuartel hay una enfermería com- 
puesta de cuatro pabellones formando cuadrado de 
tabique pampango y techo de zinc y de una to- 
rreta con 4 soldados y i cabo. 

Por último; en la meseta de la colina hay un 
llamado fuerte compuesto de un recinto cerrado por 
una estacada con dos garitones en los ángulos 
opuestos y un alojamiento con paredes de tabique 
pampango y techo de ñipa eu el centro que cus- 
todian I sargento, i cabo y 8 hombres. 

Y para toda esta serie de blokaus, fuerte, torres 
y recintos, separados unos de otros, 300 ó más 
metros^ en terreno accidentado y espeso, hay 60 
hombres de guarnición. 

Las rancherías moras cercanas á Tucuran son las 
si!J:uientes: 



OESTE Y NOROESTE 

Tucuran, . . . Sultau Untuug A 2 kilómetros. 

Bayao Datto Taal » 6 // 



— 52 



Rautian . . . 


Datto 


Butto 


A 


12 


kilóuiL-tro; 


Labangan 


> 


Lucos 


» 


lü 


> 


Bala7iue . 


» 


Maukura 


» 


!■; 


^ 


Tíichagul . . 


j* 


Mazlá 


» 


i() 


» 


Tiguma . . . 


Sultán 


Tachagul 


» 


i8 


> 


Pagadian . 


Libivs 




» 


?i 


'- 


Mas un . . 


Datto 


Payo 


» 


-I 


« 


Pool .... 


» 


Sacaluran 


>' 


30 


« 


Malubug 


Bayaniong 


(Muger) 


- 


3 (i 


» 


Dinas . . . 


Datto 


Masilan 


-> 


76 


« 


Sambulaban . 


„ 


Andin 


// 


82 


« 



OESTE DE TUCURAN 



Tagulug. . . 


Datto 


Dagudul 


A 6 


kilómetros, 


Curumata . . 


Libres 




» 21 


" 


Sigayan . . . 


Sultán de 




^ y} 


" 



Con un total aproximado de 4,310 almas y 998 
hombres de guerra, 2 cañones. 34 lantacas y 102 
fusiles. 

Hasta ahora se han mantenido en buenas rela- 
ciones con nosotros. 

En Tucuran debe comenzarse por elegir el te- 
rreno más apropósito para instalación cerca del 
río aún cuando en sitio seco y ventilado. Hacer 
allí un cuartel defensivo y demoler todos los blo- 
kaus y torres aislados, dejando solamente en la 
colina, verdadero arranque de la trocha, una to- 
rre sólida para 12 hombres con un camino fácil 
y despejado entre ambos edificios. 



— =>} — 

De esta manera se concentraría la defensa en 
caso necesario y se disminuiría el servicio, pu- 
diendo bastar una guarnición de 8o hombres que 
es lo menos que allí debe haber, á cargo de 2 
oficiales subalternos. 

lis importante fomentar aquí un poblado ate- 
niéndose á las bases generales que quedan indi- 
cadas. 

En contra de la opinión sustentada por algunas 
personas que consideran de poca importancia esta 
trocha, creemos nosotros que es de verdadera efi- 
cacia, bien atendida, para el dominio de Minda- 
nao; pues que aisla todo su territorio occidental, 
impide el paso, por tierra, á las expediciones de 
los malanaos en busca de esclavos súbanos y fa- 
cilita el medio de mantener en paz la región de 
que se trata, que mide 180 kilómetros de Norte 
á Sur y 210 de Este a Oeste. Además, incomu- 
nica por el interior á los moros de Sindangan y 
a los de los senos de Sibuguey y Dumanquilas 
con los de Lanac, dejándolos reducidos á sus es- 
casas y débiles fuerzas y haciendo posible y sen- 
cillo el mantener á todos estos en obediencia. 

Naturalmente, para que se obtengan de la tro- 
cha todos los resultados positivos que debe pro- 
ducir, apoyada por los destacamentos de Balata- 
kan, Tangok y Misamis en el seno de Panguil y 
por los de Sindangan y Santa María en la costa 
occidental de la isla, así como por el de Margo- 



— ?4 -- 

sa-lLibig cu el seno Je Damaiiquilas, es iiidispea- 
sable que, en lugar de abandonarse, se constiluya 
en territori(j nuestro, poblándose lo más posible 
alrededor de los destacamentos del centro y de 
los extremos, levantándose algunos pequeños blo- 
kaus entre unos y otros, recorriéndola continua- 
menle con una guerrilla montada en fracciones 
que confronten, crucen y escudriñen sus alrede- 
dores, vijilen y mantengan siempre expedita esta 
vía é impidan que la salven partidas de moros 
sin ser batidos inmediatamente. 

Para todo esto bastaría á nuestro juicio forti- 
licarla y guarnecerla según queda dicliu. 



COMANDANCIA P. M. DE DAPITAN 

enclavada en el 2." Distrito. 

Límites; al Norte el mar de Mindoro: al Sur 
Zamboanga: al Este Misamis. Abarca desde la punta 
Tagolo hasta mas abajo de Sindangad. 

Población cristiana Q.S33 cristianos y varias 
rancherías de Súbanos: se halla á cargo de i ca- 
pitán de Ejército y su guarnición la constituye 1 
compañía del Tercio Civil. 

No hay variación que hacer. 



^') — 



SINDANGAN. 



Su destacamento ■^.e halJa establecido en aquel 
seno inmediato á la plaza, en un cuartel provisio- 
nal protegido por una estacada cuadrangular con 
garitones en los ángulos. 

Su actual guarnición es de i oíicial y 32 indi" 
VI dúos de tropa de Infantería. 

Existe cerca del cuartel un pequeño poblado 
donde habitan algunos indios cristianos proceden- 
tes de Dapitan. 

A cosa de i kilómetro se halla la ranchería morn 
del Datto Balansa, sometido. 

¥.n el interior hay, próximas, algunas rancherías 
de súbanos que bajan con frecuencia a Sindangan 
donde tienen una Cotta para refugiarse de la^ 
excursiones que hacían antes los moros á cau- 
tivarlos. 

Debe mantenerse allí una guíunición con trop.i 
de Tercios Civiles del distrito de Dapitan fomen- 
tando el poblado, organizando los somatenes v 
haciendo un cuartel defensivo sólido, con los re- 
cursos de su distrito. 



- 56 - 



COMANDANCIA MILITAR DE LA BAHÍA ILLANA. 

Está enclavada en los territorios del i." y 5." 
distritos y comprende desde Punta Flechas hasta 
el rio Nituan. 

No hay mas población Civil que la que comienza 
á formarse en el naciente pueblo de Parang-Parang 
y en sus dos destacamentos de Malabang y Barás. 



PARANG-PARANG 

Se halla situado en el seno de PoUok al N. E. 
de este punto sobre una colina muy bien orien- 
tada y en situación ventajosa. 

A la orilla del mar hay fortin de mamposteria 
con techo de zinc y un almacén de los mismos 
materiales: un hermoso muelle de piedra se en- 
laza con la ancha y bien construida calzada que 
conduce al pueblo. 

A la entrada de este se halla el cuartel de In- 
fantería y los pabellones de oficiales, de madera 
y con techo de zinc. 

A la salida se encuentra el Fuerte María Cris- 
tina de manipostería, bien trazado y concluido v 
dentro de el hay algunos alojamientos de madera 



— =^7 — 

El hospital, de móidera también, es amplio y 
está bien situado. 

Hay además algunos barracones y Camarines 
para albergar tropas. 

Se han empezado á conctruir casas de materia- 
les ligeros en los solares señalados para el ob- 
jeto y se halla terminada la plaza y una bonita 
iglesia de tabique pampaago. 

El agua es abundante y existen varios alum- 
bramientos y fuentes. 

Como hemos dicho en otro lugar, el puerto es 
de muy malas condiciones. 

La Comandancia Militar está desempeñada por el 
mismo Teniente Coronel i." Jefe del Regimiento de 
Infantería cuya Plana Mayor reside en este punto. 
La guarnición se compone: 
De la fuerza de Infantería sobrante de los des- 
tacamentos de la trochci de Tucuran y los de 
Tangot y Balatakan, Barás y Malabang, unos 
600 hombres en total. De i subalterno, 1 sargento, 
I cabo y 10 artilleros. 

Existen allí además en los trabajos de insta- 
lación: 

I Compañía de Ingenieros. 
I Compañía Disciplinaria. 
Hospital y factoría de provisiones. 
Las rancherías moras inmediatas son: 

Piriii^-Parang . . Datto Butto. 

Jd. id. . , „ Maricol. 

C.ilanuun Ratljah Mudah X. 



— s8 — 

Suha Salicaya Sagadu^nn. 

Bocana de Nituan. . Datto Mamuda. 

Qaninang . . . . S.° Miniayaj. á meiia jornada. 

Lipaguan Datto Niang id. id. 

BalUa S." Alalang id. id. 

Bugasan S." Luuda id. id. 

BoUiinpr «; » Qulo. a dos jornadas largas. 

('i.idiigaiior . . . . D. Aiiiacula. cerca do Nituan. 

^'ig't S." de Bugasan. 

Baljh.tganiBiiinahniig S." Benito. 

Balaf ...... El mismo Kiie.o. a jornada y media. 

Niliian S." Seloc. 

(^on un total de 2s8o hombres de guerra, 2 
cañones, 29 lantacas y 117 fusiles, además de 
sus armas blancas. 

Consideramos que por hoy, no hay variación 
que hacer en Parang-Pai'ang. 

Es interesante, de todas maneras, construir el 
camino militar, carretero, á Malabang. 



MALABANG. 

Se halla situado en la costa N. E. de la Bahía 
Illana en rada abierta, de mucho fondo v sin nin- 
gún abrigo de los vientos del S. O. 

El fuerte está en la playa, rodeado en tres de 
sus frentes por un estero y consta de una empa- 
lizada exterior y otra interior que cierra el recinto 
en que se encuentra el cuartel y sus dependen- 
cias construidas de tabla de moro v techo de zinc 



— 59 — 

Todo ello muy provisional y deficiente. 

Componen la guarnición i Capitán 3 subalter- 
nos y 200 hombres de Infantería, y i Cabo y 9 
artilleros para el servicio de 2 piezas de bronce 
lisas de 12 c /m mal emplazadas en la empalizada 
exterior. 

Se tiene conocimiento de que existen en la co- 
marca las siguientes rancherías de moros: 

Buribit Salicaya Bakbac. 

Bajan S. Aton. 

Binidavan . . . S. Carin. 

Sumbalang .... 

Salapan S. Duiíila. 

Makadjr Datto Kiban. 

Bacayaguan .... 

Dilausan S. Adkla. 

Tubamn 

Piuilas S. Braa. 

Mídamba S. Cugunga. 

Bitbiin Maudin. 

Sa/abti tu S. Amanaludin. 

Con un total de 3.000 hombres de guerra i canon 
342 lantacas y 2(35 fusiles aparte de sus armas 
blancas 

En todas las rancherías citadas hay cottas de 
piedra y¿ en algunas de ellas hasta cinco, cuatro y 
dos en la que menos. 

Malabang es el punto más importante de la ba- 
hía ¡llana y la base extratégica de toda operación 
sobre la laguna de Lanao. 

Según las referencias mas fidedignas, de aquí 



— 6o — 

parte el camino menos difícil á aquella, que vá 
á pasar á Ganasi y que tiene unas 50 kilómetros 
de desaiToUo. El otro de que se tiene noticia ve- 
rídica es el que sale de la Lalabuan de la misma 
longitud próximamente pero mas estrecho, agrio 
y penoso. 

En tal concepto, tanto para sostener una ocu- 
pación militar de eficacia en la costa como para 
avanzar hacia el interior, es preciso hacer de Ma- 
labang un puesto fortificado de carácter definitivo 
cambiando por completo su instalación y ejecu- 
tindo las obras adecuadas á su defensa. 

A 2 kilómetros escasos del actual 'destacamento 
existen aún las ruinas de la fortaleza de Sabanilla, 
construida en 1630 en la orilla del rio y sobre 
una suave colina á cuvo pié brotan copiosos ma- 
nantiales de agua exquisita, y en ese mismo sitio 
y aprovechando los cimientos y la piedra acumu- 
lada por nuestros antepasados, se debe construir 
un cuartel defensivo capaz no soUi mente para la 
guarnición, sino también para depósitos abundan- 
tes de víveres y municiones. 

Con una obra como la que indicamos y un par 
de torres de manipostería, una en la boca del rio v 
otra intermedia, en opuestas orillas, quedaría ase- 
gurada aquella posición importantísima v al am- 
paro de estas defensas podría fundarse un pueblo 
español y hacerse un buen mercado, en la nion- 
zón del Nordeste sobre todo, va que en la del Su- 



— 6i — 

Joeste prefieren los moros Barás por tener algo 
más abrigo su puerto con la Isla Ibus. 

La sft-iarnición de 200 hombres de infantería, 
I Capitán y 3 Subalternos y de los artilleros ne- 
cesarios para el servicio de las 2 piezas, deberá 
mantenerse allí por algún tiempo: Malabang y 
Barás han de ser, mientras no dominemos el in- 
terior, los objetivos de todas las agresiones de parte 
de los moros y es indispensable tenerlos siempre 
á cubierto de un golpe de mano. 



BARAS 

Se halla situado en la Bahía de Ulana, en un 
recodo que forma ésta, y tiene á su frente la Isla 
Ibus que cierra un pequeño puerto de mucho fondo 
y poco abrigo á los vientos del Sudoeste. 

Junto á la playa hay un blokaus de planta cua- 
drada de 2 pisos, el inferior de mampostería y de 
tabla el superior, con techo de zinc. 

Desde el blokaus parte el camino al fuerte, si- 
tuado en una eminencia de terreno de poca al- 
tura, y cuyas defensas y alojamientos son seme- 
jantes á los de Malabang. 

Su guarnición se compone de 1 Capitán 3 Su- 
balternos y 200 individuos de tropa de infantería, 
y de I Cabo y q artilleros para el servicio de 2 
piezas de bronce, lisas, de calibre ib cm. 



— 02 — • 



Cerca del blokaus se establece el mercado en 
los dias señalados para verificarlos. 

Las rancherías de moros qae hay en aquellos 
términos son: 



S alagan . . . 
Daduin. , , . 


. . \ Sultán Binor. 

i 


Gas 


. .i 


Da pao. . . . 




Ram'tan . 


. . Datto Malang. 


Cebuan. . 


. . Sn. Deguirban. 


Kaluran . 


. . Sd. Dinda. 


Tuca 


. . Sn. Baramay. 


Ibus 


. . Datto Amanicapal 


Punan. . . . 


. Sn. Anoc. 


Bernar. . 


. . Sn. Nagura. ' 


Liangan . 


. Sn. Misur. 



Con un total de 1.680 hombres de guerra, 4 ca- 
ñones, iq lantacas y 25 fusile •, ademas de sus ar- 
mas blancas. 

En Barás se reúne hoy el mercado mas impor- 
tante de la Bahía lUana, y en tal concepto y por 
su situación, le son aplicables las reglas que he- 
mos propuesto para Malabang: la construcción de 
un cuartel defensivo en el mismo sitio en que se 
halla hoy el fuerte, si bien menos amplio que el 
de aquel punto, y en lugar de las torres, que aquí 
no hacen falta, el dar solidez al blokaus de la 
playa. 

Deberá sostenerse por algún tiempo su guarni- 
ción actual. 



t>^ 



3 <-'■ DISTRITO 'SURIGAO) 

Confina: al Norte con el estrecho de su nom- 
bre: al Este con el océano Pacífico: al Sur con 
el 4/ y al Oeste con el 2." 

Población Cristiana 65.702 almas en 24 pueblos 
y 14.543 inamanúas, w and ayas y inanobos en 41 
rancherías, reducidas todas ellas por los RR. PP. 
Jesuítas. 

No hay moros en su territorio. 



SURIGAO CABECERA DEL DISTRITO 

Puel)lo con hermoso puerto y 5087 habitantes, 
residencia del Comandante Político Militar, Co- 
mandante de Ejército. 

No tiene ni necesita más guarnición que la 
Compai'U'a de su Tercio Civil. 



COMANDANCIA MILITAR DE BUTUAN 

Enclavada en el territorio del 3.'''" Distrito. 

La Cabecera, residencia del Teniente de Ejéi 



- (M - 

cito, Comandante Militar, tiene 3,71(0 habitantes 
y una Sección del Tercio Civil. 
No debe hacerse variación. 



A." DISTRITO rOAVAO' 

Limites; al Norte el 3." Distrito: al Este el v"; 
al Sur la bahía de Sarangani y al Oeste el Océano 
Pacifico. 

Población Cristiana: 16,022 almas entre viejos 
y nuevos cristianos indios Visayas y hagobos, 
uianobos, tagacaolos, sátnales, ¡naiidayas y bilanes, 
reducidos por los RR. PP. Jesuitas: 5,(024 infie- 
les de las razas citadas, guiangas' y calagane^ y 
4.815 moros, en 5 pueblos, 2 barrios, b visitas, 
2í reducciones y 67 rancherías. 

Las de moros establecidas en el Distrito son: 

Mná Maiulariii Panoyo. 

Mafu/'i .. Bictuanon. 

Sir.iti,7ii .. Onutan. 

Ilítiig ,, Mainanca, 

Lasan fr ,, Linao 

Tíignm .. Piisocan. 

Miiduii- ,, Marang. 

Hijo .. Casia man. 

(2itíinihng .. Sac-Cat. 

Racacor ,. Macabilang. 

Terrern Toinasos. 

M atrae ,, Blindas. 

Sutnblo» ,, Pataradang. 



— í^5 



Capiat Mandnrin Manioc. 

yiuliid .. Silatan. 

Litsataii .. Biad. 

Lom>iaxi/a Datto Taop. 

Lon Parirá .... ., Pin-de. 

luyan ,, Daculá. 

Kabaliilau .. Maulama. 

Bnaraii La Davao. 

Bula Mandarín Cunip. 

Silnay .. Ladialan. 

Molot ...... •■ Bayong. 

Bantangan .... Male. 

Ciignis .. Pia. 

Vio ., Uling. 

Lomasnl Sup. 

Timnlu Milot. 

Mahar Momav. 



Todas pacíficas y sometidas. 



DÁVAO ^CABECERA DEL DISTRITOV 

Pueblo de 1,387 habitantes en el interior del 
seno de su nombre; residencia del Comandante 
P. M., Comandante de Ejército: se halla guarne- 
cido por fuerza del Tercio Civil 



COMANDANCIA MILITAR DE MATTI. 

\lx\ la bahía de Pujagas en el Océano Pacífico. 

8 



— 66 — 

A cargo de i Capitán de Ejército y guarnecida 
con tropa del Tercio Civil de Dávao. 

No hay variaciones que hacer en estos puntos. 



COMANDANCIA MILITAR DE SARANGANI. 

Se halla situada en el seno de aquel nonibn 
comprende los destacamentos sigu'entes: 



GLAN. 

Próximo á la orilla del mar hay un cuartel de 
materiales ligeros defendido por una estacada, en 
mal estado. 

Guarnecen este punto i Capitán de Infantería 
I subalterno y 45 individuos de tropa. El Capi- 
tán desempeña, ademas del mando .de su Com- 
pañía^ la Comandancia Militar de Sarangani. 

Las rancherías moras inmediatas son las de 
Taiip, Parirá, Sapo, Lon Parirá y Cahalala/i, 
citadas al enumerar las del distrito. 

En Glan debe construirse un cuartel defen- 
sivo, porque la ocupación permanente de la bahía 
de Sarangani es de necesidad reconocida desde el 
congreso de Berlín de iST^ manteniéndose la Co- 
mandancia Militar y la guarnición actual. 



67- 



MAKRA. 

Hn el fondo del seno de Sarangani, cerca del 
volcán apagado Matutun, se alberga el destaca- 
mento en un mal cuartel provisional defendido 
por una estacada, y se halla guarnecido por un 
oficial y 32 individuos de tropa de Infantería. 



BALUT 

En la isla de su nombre, una de las Sarangani, 
hay un destacamento alojado de modo parecido 
al anterior, compuesto de 1 oficial y 18 indiví- 
kios de tropa de Infantería. 



TUMANAO. 

También en la isla asi llamada hay otro desta- 
camento en análogas condiciones que los ante- 
riores, á cargo de i Sargento y 15 hombres más. 

Makar, Balut y Tumanao, deben ser guarnecidos 
por fuerzas del Tercio Civil de Dávao, y de preferencia 
que sean sus individuos casados para fomentar pueblo , 
construyéndose por ellos mismos sus casas con los 



— b8 — 

recursos del país, haciéndoles el trazado y pri- 
meros trabajos de una Cotta para su defensa en 
caso preciso. 



5.' DISTRITO <COTTA-BATTO'. 

Limites: al Norte el 2. " y 3. " distritos: al Este 
V Sur el 4. ": al Sur y al Oeste el mar de Cé- 
lebes y la Comandancia Militar de la Bahía 
Illana. 

Población cristiana 4.516 almas de distintas ra- 
zas en 2 pueblos y varios barrios. 

Mora 44.3T6 en las siguientes rancherías: 



DESTACAMENTOS 

A QV'B. CORKESPONDBN. 



EX EL RIO PULANGUI 
BRAZO DEL NORTE. 



Cotta-batti 



Libungan 
Tumbao. 



/ Supagau. 
[ Kalaganait . 
I Luga y I liga I 

I Panav-panaii 



I Bnlalu . . 
I Nitlin . . . 
\ Malampav . 
í Katigtiuin . 
V Liong. . . 
\ Lihungan . 
i Pagalugan . 
' \ Tuinhiio . 



Umarainaya. 
Uata mama Baqui. 
Datto Kalug. 
D. Sa-Kaludan. 
Ama Ni-Tankuy. 

Datto Mutura. 

> Datto Ambulatu. 

Baba Ni Laga. 
Butuan. 
Datto Galán. 



— 69 — 



BRAZO SUR. 



Tuiubuí 



Taviran. 



Cütta-hatto. 



Taniontaca. 



Talakuku . 

Tai'irdn . 

Dalican . 

Pifa . . . 

Mar agites . 

Díidlumeg . 

Bitu . . . 

Lisehung. 

Pagalamatav 
^ Talayan (interior) 
I Kakar (estero) 
{ Binamharaii 

Lunihayun . 

Dineig . 

Kinagatau . 
J Ningiten . 
\ Makukil. . 
I LasedíDi . 
I Lineff 



Sultán Diis. 
Datto Aviiiau. 



Datto MakulaK. 



i Datto Luque. 

Datto Yambrán. 

Mandarín Yumaná. 

Sultán y Radjá Mudali. 

Datto Balabadan. 

Datto Mamakú. 

Manida V. 

Ara. 

Datto Pun. 

Datto Yalavi. 

lulag. 

Mandarín Tankuw 

Datto Luques. 



AGUA ARRIBA DEL DELTA. 



Boíl g a . 
Liynng . 

Reina Ke.i<entc-. . . { Andavid . 

Bohayan ( 
Kudaranga 
Talitav . 
Yungiig^ 

Katíluan (^Cuando se es- ) Kahacan. 
tablezca;) / Petad. . 

ÍNaga. . 
Págale ten 
Kava-kava 



iit. 



Píkít 



NLindarín Indaguey 
Datto Maguda. 
Mn. Puyan. 
Datto Uttó. 
Datto Tauíbílanan. 
Radja Mudah Utíg. 
Datto Nanibli. 
Bey Laga. 
Uatamaya Denga. 
Datto Panugu. 
Datto Masulut. 
(manobos mezclados) Kabii 
yan. 



EN LA COSTA. 



Lcl 



PoUok 



Liniang 

Tniii . 

Krun. 

\ S.imdjar 

j S/'inn.ir 

Panay Tapavaii 



Maudarin Paquil. 
Datto Marayalela. 
Datto Tuuraii. 

Datto Punía. 
Maudarin Kuga. 



Con un total de 10,374 hombres de guerra, 26 ca- 
ñones, 1452, lantacas y i,()00 fusiles, además de 
sus armas blancas. 



BRAZO NORTE 
COTTA-BATTO. — CABHCHKA ÜHl. DISTRITO. 



Se halla este pueblo situado en la margen iz- 
quierda, brazo norte, del rio Pulangui á unas =, 
millas de su desembocadura, en terreno bajo: de- 
trás del poblado y tocándole se alza una colina 
que ocupa una excelente posición extratégica den- 
tro del delta. 

Es residencia del Comandante P. M., Coronel 
de Ejército. 

Hay un mal cuartel á la orilla del rio, y en la 
colina otro no mejor, muy pequeño, y un polvo- 
rín. 



— 71 — 

A media ladera está la enfermeiía conslniidn 
de materiales ligeros. 

Guarnecen hoy esta población i Capitán 2 Su- 
balternos y TOO hombres de Infantería y I Subal- 
terno I Cabo y 10 artilleros para el servicio de 4 
piezas de 8 y 10 c'm de bronce lisas que hay en 
la colina. 

Partiendo del hecho de que Cotta-batto se en- 
cuentra *muy cerca de la desembocadura del Pu- 
langui, se ha tratado de quitar importancia á este 
punto, apuntando la idea de llevar á Tumbao la 
Cabecera. 

Ciertamente este sitio, en el mismo vértice del 
delta, tiene una situación ventajosa y es indis- 
pensable mantener allí un buen fuerte. La trasla- 
ción del Gobierno allí sería lógica, á ser posible 
sin enorme trabajo y grandes gastos; pero desgra- 
ciadamente, no lo es: todo aquel terreno es bajo 
y pantanoso, se inunda con mucha frecuencia y 
el hacer allí un pueblo seria tarea larga y muy 
penosa. 

Rn Cotta-batto se viene trabajando desde hace 
muchos años para terraplenar y hacer habitable 
la vega que se estiende entre la orilla izquierd > 
del rio y la colina: un ferro-carril portátil sistema 
Decauville, comprado por el vecindario, permitió 
comenzar con provecho los movimientos de tierra 
necesarios para levantar el suelo, y una vez esto 
conseguido, Cotta-batto tendrá un buen emplaza- 



miento. Su situación en el delta es única para 
centro y base de operaciones. De la posición de 
la colina no puede prescindirse, y sí en su me- 
seta debe construirse un fuerte y telégrafo, en sus 
laderas pueden hacerse edificaciones ventiladas y 
secas, y desde ellas abrir caminos en todas di- 
reciones. 

Dentro del delta no hay ningún otro sitio que 
no tenga mucho más inconvenientes que Cottar 
batto, sin ninguna de sus ventajas. 

Así, nosotros creemos c|ue, en lugar de deja- 
morir este pueblo que hoy se halla en gran aban- 
dono, debe fomentarse todo lo posible para que 
sea el mercado de aquella región llamada á mayor 
importancia cada día. 

Debe construirse allí un buen cuartel para In- 
fantería, capaz de contener no solo su guarniciónj 
sino también alguna más de la que se le asigna; un 
fuerte en la colina con emplzamiento para 4 pie- 
zas y cuartel para los artilleros; un polvorín, una 
enfermería y una factoría y depósitos de víveres. 

La guarnición de que debe dotarse es la de i 
Capitán, 3 Subalternos y 200 hombres de Infante- 
ría y de los artilleros necesarios para el servicio 
de las piezas. 



73 



LIBUNGAN. 



La Torreta de Libungan está situada en el brazo 
Norte del Rio y á su orilla derecha en la desem- 
bocadura del estero de los caimanes y á lo mi- 
llas de« Cotta-batto. Su forma es cuadrada, de =, 
metros de lado con ^ pisos y una gaiita en la 
parte superior para la vigilancia del rio. Les dos 
primeros, son de manipostería ordinaria v el últi- 
mo de entramado de madera: aspilleras en sus 
cuatro caras para la defensa y una estacada de 
madera que forma un recinto, en cuyo interior se 
encuentran las cocinas y horno. Su capacidad es 
para 2 cabos y 11 individuos de tropa. 

No hay variación que hacer. 



BRAZO SUR 
T AMONIACA. 

En la orilla derecha del rio brazo Sur á 10 mi- 
llas de Taviran y á 6 de la bocana, hay un re- 
ducto cerrado por sus cuatro caras: dos de ellas 
formadas con muralla de piedra y perfil de para- 
peto y las otras dos de tierra con revestimiento 



— 74 — 

de piedra; en los extremos de una diagonal hay 
dos tambores para el flanqueo. Forma un cuadro 
de 30 metros de lado de cuyo interior están el 
cuartel, pabellón de oficial, cocinas y letrinas. El 
cuartel tiene forma de martillo y es de entramado 
de madera y cubierta de zinc con un silo aspi 
llerado de 2 metros de altura. Tiene capacidad 
para i oficial y 60 hombres: le guarnece i oficial 
y 15 individuos de tropa. 

Torreta. A 2 kilómetros del fuerte y en la ori- 
lla izquierda del estero de Manday hay una to- 
rreta hecha con materiales ligeros; la vigilan i 
cabo y 4 soldados. 



TAVIRAN 

El fuerte se halla emplazado en el brazo Sur a la 
orilla izquierda, en la confluencia con el estero de 
Talayan y á C) millas de Tumbao: es un reducto 
cerrado por sus cuatro caras por medio de un re- 
vestimiento de piedra terminado por un muro de 
I."" 30 sobre la banqueta, la cual está revestida 
de piedra en seco. El cuartel es de entramado 
de madera y tiene un silo de 2 metros de alto 
formado de un muro de 0.40 de espesor, aspille- 
rado en sus cuatro caras. En los vértices del pa- 
rapeto hay tambores para el flanqueo: en uno 
de ellos están emplazadas laí'. cocinas. La capaci- 



— 7=^ — 

dad de este fuerte es de i oíicial y oo individuos 
de tropa: lo guarnece un oficial y 22 hombres. 
Torreta. A 2 kilómetros del fuerte y en la 
orilla izquierda del estero de Talayan está em- 
plazada una torreta de mampostería con un pa- 
tio formado de muro de piedra aspiUerado y dos 
tambores cilindricos, para su flanqueo. La torreta 
tiene dos pisos; el de abajo de mampostería con 
ventanillas aspilleras y el alto de madera con cu- 
bierta metálica. La guarnece i cabo y 4 soldados. 



VÉRTICE DEL DELTA 
TUMBAO. 

Ln el vértice del Delta á 8 millas de Libun- 
gan hay un fuerte con capacidad para una com- 
piñia en pié de guerra. Ordinariamente hay unj 
guarnición de i oficial, 00 individuos de tropa 
y b artilleros. El cuartel es de form.i rectanga- 
1 ir de dos pisos: el bajo de mampostería y el su- 
perior dé entramado de madera con cubierta me- 
tálica. Una torreta de mampostería en el patio 
sirve de alojamiento á los artilleros. Está rodeado 
de parapeto de tierra y foso y en dos vértices 
hay emplazamientos para dos cañones lisos, de 
12 ''ni- La entrada^ se hace por un puente levadizo. 



Xü hav que hacer en este fuerte mas que en- 
tretenerlo y conservarlo, suslituyendo el parapeto 
de tierra por otro de fábrica ó de ladrillo, deján- 
dole la misma guarnición que tiene. 



DcL DELTA ARRIBA 
KUDARANGA. 

En la orilla derecha del rio, en frente de la de- 
sembocadura del estero del Dansalan donde el 
Datto Utto tiene sus dominios y á 13 millas de 
Tumbao, existe una torre de tres pisos, dos de 
manipostería v el último de entramado de ma- 
dera V cubierta metálica. Su forn-'.a es poligonal 
de nueve lados con aspilleras para el ílanqueo y 
defensa en los dos primeros pisos y galena vo- 
lada y corrida en el último. En el lado mayor se 
adosa un patio rodeado de muralla de manipos- 
tería aspillerada, en el cual están las cocinas, le- 
trinas y un pequeño blokaus de dos pisos con 
disposiciones para ílanqueo vertical y horizontal 
por aspilleras y matacanes. Su capacidad es de 1 
oficial V 20 individuos de tropa. 



— 11 — 



DANSALAN. 

Emplazada en la coiiíluencia del estero del Dan- 
salaii ó Bacat con el Pulangui y á orilla derecha 
de aquel está la tórrela: tiene tres pisos, el in- 
ferior de manipostería con un puente y 2 aspille- 
ras en cada frente: el segundo está volado i metro y 
tiene matacanes para el ílanqueo: el último es un 
bantay ó garita para la vigilancia. La guarnece 
I cabo y 4 hombres, pero puede muy bien alo- 
jar hasta 12. 



REINA REGENTE. 

En la colina de Tmunkuo á cosa de Ooo me- 
tros de la orilla izquierda del Pulangui y domi- 
nando toda la vega, se ha establecido un fuerte 
provisional que encierra la Comandancia Militar 
de aquella zona, el cuartel, paballones y almace- 
nes, todo ello de materiales ligeros, con cubierta 
de zinc. 

En la orilla del rio hay un blokaus que se 
ocupa durante el día con 10 hombres. 

El fuerte tiene emplazadas 2 piezas de bronce, 
lisas, de 10 cjm y se halla guarnecido por dos 



- 78 - 

oficiales y loo individuos de tropa de Iiifaníerui; 
1 sargento i cabo y lo artilleros. 

Esta colina es el punto mas extratégico dj. la 
comarca y alrededor del fuerte hay extenso terre- 
no apropósito para establecer un poblado v VkU 
clase de plantaciones; pastos abundantes, bosque 
con madera de construcción y piedra caliza en 
abundancia. 

Debe construirse, en lugar de lo que hay, un 
cuartel defensivo permanente y mantener su ac- 
tual guarnición. 



PlKlT 



A la orilla derecha, :n las colinas llamadas de 
Cabalongan á i'5oo de la orilla y 30,50 de la- 
titud y á 32 millas de Tinunkup, se encuentra el 
fuerte. Forma su recinto un cuadrado de 38 me- 
tros de lado, la muralla es de manipostería con 
perfil ordinario de parapeto y su flanqueo se hace 
por torretas blokaus emplazadas en los exiremos 
de una diagonal; en los de la otra dos barbetas 
para dos cañones lisos de 12. Dentro del recinto 
hay un cuartel de dos pisos de entramado de ma- 
dera y cubierta metálica, enfermería de tabique 
pampango y cubierta de hierro. Comandancia, 
cuartel de artilleros y factoría de entramado de 
madera y ñipa, cocinas de oficiales y tropa y pol- 



— 70 — 

vorin de mam pos tena y cubierta blindada. Su ca- 
pacidad es de una compañía en pié de guerra: 
lo guarnece i oficial, 6o individuos de tropa y (■) 
artilleros. 

No hay variación que hacer. 



• KATITUAN 

No está aún ocupado este punto de que es in- 
teresante tomar posesión construyendo allí un 
cuartel defensivo con plataforma para i piezas y 
que debe guarnecerse con i oficial y so indivi- 
duos de tropa de infantería y i cabo v 6 artilleros. 

Conviene establecer el fuerte en la primera es- 
tribación de la cordillera. 

Distancias aproximadas de los puntos indicados 
siguiendo el curso del rio: 



Brazo Norte. 



De In desembocadura á Cotta-batto 
De Cotta-batto á Libungan 
De Libunran á Tumbao 



Millas tu.irithri.TS 



Tolal. 



Brazo Sur. 

De Tumbao á Taviran .... S 



De Taviran á TaiKontaca 



Total. 



— So — 
Del delta arriba. 

D; Timibao á Reina Regente v Kudaranga.j 
coiifluencia del Dansala ó Bacat . . ■) 
Di Kudaranga á R^ina Regente en Tiniinkup. . ^ 

Da Reina Regente á Pikit ..... ^.j 

De Pikit á Katituan ...... 46 



Tota/. . 98 



que sumadas á las 23 que hay desde la desem- 
bocadura del rio á Tumbao forman el completo 
de 121. 

Abiertos caminos por tierra entre los distintos 
destacamentos, las distancias se reducirían consi- 
derablemente. Baste decir que desde Kudaranga á 
Pikit hay una vereda por la que se transita con 
facilidad, que no llega á tener 2s kilómetros ó 
sean unas is millas, mientras que el curso del 
rio se desarrolla en 30 millas. 



DESTACAMENTOS DE LA COSTA. 
POLLOK. 

En este pueblo hay un destacamento de 1 sar- 
gento, I cabo y 10 soldados de Infantería. 

Debe sustituirse con fuerza del Tercio Civil de 
Cotta-batto. 



8i 



PANAY 

En las alturas que cierran el puesto de Pollok 
por el Este hay un fortín en mal estado que cus- 
todian I cabo y 12 soldados de Infantería. 

También deben reemplazarse con tropa del Ter- 
cio Civil haciéndose una torre de mamposteria 
en lugar de la que hoy existe. 



LEBAK. 

En el puerto de este nombre se encuentra es- 
tablecido el destacamento que consta de i oficial 
y 45 individuos de tropa, en un edificio de dos 
pisos con paredes de tabique pampango y techo 
de zinc: el cuartel se halla dentro de un reducto 
con parapeto de piedra y foso, tambores en los 
ángulos que limitan la cara anterior y un rediente 
en la opuesta. 

No hay variaciones esenciales que hacer en 
este punto. 



82 — 



6.» DISTRITO (BASILAN'. 

La isla de Basilan confina al Norte con el es- 
trecho de su nombre, al Este con el mar de Cé- 
lebes y al Oeste y el Sur con el de Mindoro ó 
Joló. 

La capital, único pueblo nuestro llamada la Isa- 
bela, se halla situada en la Silanga que separa 
la isla de la de Malamahin. Es residencia del Co- 
mandante P. M. Teniente de Navio de i.* clase 
y tiene 883 habitantes. 

Hay allí un pequeño arsenal y depósito de car- 
bón para la Marina de Guerra, una guarnición de 
Infantería de Marina y 2 oficiales y 50 individuos 
de tropa de Infantería del Ejército, cuyo cuartel 
se halla dentro de un fuerte. 

El interior y las costas de la isla se encuentran 
habitadas por moros ilanos, joloanos, sámales y 
yacanes en buenas relaciones de amistad y en 
cierto modo sometidos por el indio Pedro Cue- 
vas que se constituyó en Datto y redujo á la 
obediencia á casi todas las rancherías y que tiene 
título de Teniente absoluto conferido por nuestro 
Gobierno. 

Los pueblos y rancherías de la isla son los si- 
guientes: 



-83 - 



Sengal 


Teniente absoluto Pedro 


Cueva 


Buje Zap.i 


Salibanza Lambía. 




Jali-jaU 


Madjarajah Diamarol. 




Paguegan 


Imán Maicón. 




Semitt 


Panglima Añang. 




Sirongon 


Ulancaya Cangal. 




Sicaling 


Salibanza Amang. 




Tuburan 


Naquib Mudaid. 




Candus 


Imán Tanquineli. 




Tamblan 


Panglima Timbul. 




Mangusa. 


» Tambi. 




Sahung 


» Acbal. 




Panadacan 


» Diami. 




Baas 


Madjarajah Nadil. 




Teptepan 


Padglima Mandajanga. 




Bugelucbon 


i- No-ño. 




Eebon 


Sherriff Aguir. 




Tebud 


Panglima Dialilu, 




Boje-beti 


Madjarajah Pulalou. 




Malacogon 


Panglima Ma-Aniat. 




Lagayas 


Imán Tala-Hi. 




Punducan 


Salibanza Sala-mu. 




Baguindan 


Panglima Panaa. 




Batuqiiin 


Ulancaya Iti. 




Matar Un g 


Imán Tacaudan. 




Tidu-tipo. 


Panglima Jabagat. 




Cavengoen 


» Pagaulu. 




Bac^ac 


» Payac. 




Guión 


Imán Caping, 




Liboc 


. Panglima Andal. 




Tabarltigan 


> Amirol. 




Mal uso 


» Gamuntor. 




Canibitgan 


» Salidin. 




Pagasahan 


» Isucim. 




Pagbagon 


Ulancaya Langal. 




Aítng-Atting 


Talib Arip. 




Matican 


Imán Calbú. 




La p pan 


. Ulancaya Valí, 





-84 - 



Pasaiihaii 


. 


Capal Api. 


Maloliong 


. Madjara^ 


ah Buyon. 


Maniingn! 


i> 


Amat. 


Buayan 


. Naquib 


Panibac. 


Sapinigan 


Paiigliina Galbun. 


Panigavan 


> 


Dalquis. 


Ltichnlon 


. Madjara 


ah Agari, 


Bubuan 


. Pangliiiia Mudiajan. 


Topiantana 


. 


Indal. 


Lauunan 


>' 


Diaquilaii. 


Pilas 


. 


Calini. 


Caulwiiin 


" 


Jeneng. 


D.isoi.in 


* 


Aramat. 



Con un total de 4.380 hombres de armas. 
No debe intentarse por ahora variar el estado 
de Basilan para no complicar el de Mindanao. 

TROP\S OlE til VR.\ECEN HOY W ISLV DE MIMlVWO Y LV DE lilSII.VN 



Infantería. 



Reguniento n.° 71 cii pié de guerra, en el i.". i." v () 
Distritos V Comandancia militar de Saranijani .... 



Iropa 



i ropa 



Regimiento n.° bq en pié de guerra en Ja Bahía Illana 
y trocha de Tucuran á Lintogud y destacamentos de Tagok 

y Balatakan 

Fuerza del Regimiento n.° 73 (cuya Plana Mayor está en 1 
Manila) en la Comandancia Militar de Momuugan v des- \ 
taca.nentos de Liangan y Sindangan J 

Total 



1.291 



411 



2.993 



-85 - 

Comprendidas banda y uiúsica de los Regimientos (k) y 71. de cuyo 
número total hav que deducir los pocos destinoj de Manila. 

Artillería. 

En toda la Isla de MiuJanao 132 

Caballería. 

Comandancia Militar de Momungan ^o 

Hay además destinados á los trabajos. 

Batallón de Ingenieros. Tropa 

En la Comandancia Militar de Momun jan 102 

En la Bahía Illana 78 

En el 5.° Distrito , . 93 

Total 273 

Batallón disciplinario. Disciplinarios Clases 

En la Comandancia Militar de Momungan. . i6o is 

I Compañía en la Bahía Illana 123 20 

I Compañía en el 5.° Distrito 231 41 

Total 514 76 

RESUMEN Hombres 

Infantería ayg'? 

Caballería ^o 

Artillería , 132 

Ingenieros 273 

Batallón disciplinario 590 

Total 4018 

Además de los Tercios Civiles. 



— 86 — 



TROPAS NECESVRIVS PVRV LV OCUPICION PROPUESTA 

, Individuos 

Infantería de tropa 

i.er Distrito 596 

3.0 ídem 358 

Trocha de Tucuran 120 

Bahía Illana 171 1 

5.0 Distrito (incluso Lebak) 600 

Comandancia Militar de Sarangani 45 

6.0 Distrito 50 

Total 2940 

Caballería 

Couiandanc a Militar de Momungaii 30 

Artillería 

La misma que hoy existe 132 

Ingenieros individuos de 

tropa. 

La misma que existe hoy Ínterin sea preciso para los 1 
trabajos ) 

Batallón Disciplinario 

La misma que hay hoy, sin perjuicio de que puesto este 
Batallón en pié de guerra, como debiera estarlo, deben que- ( 
dar 3 compañías en Mindanao, una en Momungan, otra en t 
la Bahía Illana y otra en el Rio Pulangui 5.0 distrito. . . / 

Guerrillas 

En la trocha aj 



-87 



RESUMEN 

Infantería 2940 

Caballería 30 

Artillería H' 

Ingenieros 271 

Batallón Disciplinario 50° 

Guerrilla 2S 



iqqo 



Y el mayor número posibl; de Tercios Civiles compuestos de soldados 
casados. 

Hombres 

Tropa existente hoy 4018 

Tropa necesaria para la ocupación que se propone .... 390O 



Diferencia de menos .... 28 



DOMINIO BLOQUEO; CONSIDERACIONES POLÍTICAS. 

Hecha la ocupación en la forma que dejamos 
indicada, lo más urgente es poner nuestros des- 
tacamentos en condiciones de decoro, salubridad 
V permanente defensa. 

Reasumiendo: nuestra situación general en Mín- 
danao, es la que sigue: 

De posesión, en radio mas ó menos extenso, en 
las zonas que comprenden las cabeceras de los 
distritos; siendo considerables únicamente las del 



— 88 — 

2.", Caga van de Misamis, en que se hallan so- 
metidas las tribus monteses pero no las de mo- 
ros; del 3." Surigao, que es enteramente nuestro 
y del 4.°. Dávao que lo es también en su ma- 
yor parte; y muy reducidas las del i." Zamboanga 
5.° Cotta-batto y 6." Basilan. 

De dominio, en las márgenes del "Rio Pulangui 
y en las costas de las bahías Illana y de Iligan. 

De escasísima ó ninguna jurisdicción en el in- 
terior. 

Nuestra actitud militar frente a la inmensa ma- 
yoría de los moros, es puramente defensiva en 
líneas de resistencia, destinadas á contener, por 
la fuerza, sus agresiones y desmanes. 

El conquistar todo el territorio en donde no 
ejercemos dominio, exije operaciones de guerra 
y cantidad de gente y de dinero de alguna im- 
portancia. De este propósito nos ocupamos más 
adelante. 

Fuera del punto de vista militar y de ejercicio 
de soberanía no hay, realmente, urgencia en lle- 
varlo á término. No necesitamos las extensas co- 
marcas del interior para ensanche de nuestra po- 
blación; no corre, porque no las poseemos, nin- 
gún peligro la integridad patria: no hay contin- 
gencia de complicación posibles con naciones ex- 
tranjeras: en todo el litoral ondea la bandera es- 
pañola; los moros no pueden entregarse á la pi- 
ratería ni poner en riesgo nuestros pueblos y lu- 



— 8() — 

gaies ocupados y no contamos, por último, con 
ninguna corriente de emigración que dirijir al fér- 
til suelo que ellos cultivan y cuyos productos aflu- 
yen por Uigan, Barás y Cotta-batto, á nuestros 
mercados de Cebú y Manila. 

En tal concepto, quizás seria lo más conveniente 
por hoy, mantener el statií qtio y preparar el por- 
venir estrechando lenta, pero tenazmente, el blo- 
queo terrestre y marítimo, con la formación de 
los pueblos a que hemos hecho repetidas alusio- 
nes, con el ensanche de nuestras zonas alrededor 
de ellos," y con una incesante y exquisita vigilan- 
cia en las costas por nuestros cañoneros de gue- 
rra, para impedir todo comercio al exterior fuera 
de nuestros puertos habilitados. 

Dejamos dicho lo bastante respecto al bloqueo 
marítimo de la bahía de Iligan, al hablar de 
ella, y solo nos resta en esta punto añadir que 
donde debe ejercerse con más rigor, hoy, es en 
la bahía I llana y en los senos de Sibuguey y 
Dumanquilas. 

En el rio Pulangui, una vez instalado el fuerte 
de Katituan, quedará abierta la comunicación 
por tierra, hacia el Este con el 4." distrito íDá- 
vao), y hacia el Norte con el 2." (Cagayan de 
Misamisj, puesto que se habrán rebasado las ran- 
cherías moras y nos hallaremos establecidos en 
el terreno que ocupan los monteses de uno y 
otro; los cuales, libres del temor de ser cüutiva- 

II 



— qo — 

dos, romperán el yugo y dependencia de los 
moros y se reducirán fácilmente por el influjo 
de los misioneros. 

Para que el Pulangui pueda recorrerse en todo 
su curso navegable, unas 143 millas, es de preci- 
sión dotar al Gobierno del s/' distrito de un 
vapor de madera forrado en cobre, de rueda en 
la popa, 45 centímetros de calado v con fuerza 
bastante para remolcar chalanas ó barcazas, sin 
renunciar por ello á los servicios de guerra que 
pueden prestar las lanchas cañoneras destinadas 
hoy a la protección y vigilancia del rio, pero que 
difícilmente llegan á Pikit á causa de su calado, 
necesario indudablemente por la proporción y ex- 
tructura precisas para la navegación en el mar, 
pero excesivo para surcar el rio más arriba de 
Reina Regente en la estación seca. 

Aún cuando no profundicemos todo lo que po- 
dría ser conveniente, no es fuerza tratar de la 
política que debe seguirse con los moros, punto 
muy controvertido y objeto de escepcional importan- 
cia, como que de esto depende esencialmente el 
adelanto ó retroceso de nuestro dominio. 

Natural y lógico es que los RR. PP. Jesuítas 
á quienes están encomendadas casi todas las mi- 
siones \ivas y cura de almas en Mindanao, sien- 
tan la aspiración de convertir al cristianismo n 
todos sus habitantes, y dignos de aplauso y de en- 
comio son la té inquebrantable, el entusiasmo 



jamás dormido, v la abnegación sin limite ni me- 
dida que ponen al servicio de este íin. 

Su propio celo les hace, sin embargo, no ver 
claro en esta cuestión, y les conduce á un opti- 
mismo excusable, pero que abona el éxito obte- 
nido en tantos años de predicación y enseñanza, 
en lo que se relaciona con los moros. 

A pesar de sus esfuerzos, de sus sacrificios, de 
su constancia infinita, ni en Joló ni en Mindanao 
han conseguido durante tres siglos, hacer que se 
acojan al lábaro del Evangelio más que un insig- 
nificante número de mahometanos, y aún de este 
escasísimo contingente de convertidos y bautiza- 
dos, se ha visto á casi todos abjurar su nueva 
religión y volverse á las prácticas de la antigua 
tan pronto como les ha sido posible, ó ha cesado 
el interesó el peligro que les impulsaron, más 
que nada, á recibir el bautismo. 

De este resultado nulo, no puede culparse á los 
misioneros absolutamente. Si fuese posible con- 
seguir por algún medio ó camino humano que 
los islamitas dejasen su ley y siguieran la doctrina 
de Cristo, seguramente que comulgarían en su igle- 
sia todos los habitantes del Sur de Filipinas mer- 
ced al empeño y virtudes que han desplegado, en 
su predicación, los RR. PP. Jesuítas. Pero no lo 
es y ante imposibilidad tamaña, se han estrellado 
todos los propósitos, métodos, formas y maneras 
empleadas para intentarlo, lo mismo en Filipi- 



— ()2 — 

ñas, Borneo, Java. Suinalra y demás islas picWi- 
mas, que en el rincón de líniopa que aún do 
minan, en gran parte del Asia y en casi todo 
el África. El porvenir es inexcrutable á los hom- 
bres V no puede predecirse por ellos; pero es 
muy pronto todavía para dar por muerto al is- 
lamismo y no basta el deseo para extirparlo. 

Siendo esto asi, y existiendo en Mindanao, 
según el cómputo hecho por los mismos Padres 
íesuitas, j^o.ooo mahomcta/ios, fácil es advertir 
cuantas dificultades aumentariamos á las que se 
nos oponen para hacer efectivo nuestro dominio, 
si nos empeñásemos en obligarles á cambiar de 
religión. 

Acerca de este asunto hav un intbrme dado por 
personas de gran competencia, algunas de ellas 
de religiosidad probada y reconocida además, (a) 
que determina perfectamente la actitud que de- 
bemos adoptar con los moros de Mindanao, cuyos 
párrafos más sustanciales son los siguientes: 

«Es muy difícil, por no decir imposible, hacer 
cristianos á los moros, idea muy aceptada por casi 
todos los que se han ocupado de estudiar esta 
raza; pues no hay más que observar la enorme 
.Uferencia que existe entre los principios en que 
se funda nuestra religión y los que sirven de 



(a) El Capitán General de Ejército Ex-Goberiiador General de Filipinas 
Don Joaquín Jovellar y Soler, el Teniente General D. Joaquín Sancliíz y el 
(ieneral de Brigada Don Rafael Cerero. 



— o-, — 

base á la do los mahometanos, v está también com- 
probado va por una larga esperiencia con respecto 
á los que habitan en Mindanao v Johj.// 

«No debe intentarse hacerlos cristianos á la fuerza, 
sino solo por medio de la persuación templada y 
con dulzura, dejándoles libertad absoluta en este 
asunto para que obren con arreglo á su conciencia. 
Si aceptan la sumisión á las autoridades españolas, 
si cumplen los deberes que nuestras leyes les im- 
ponen y se prestan a entrar en una vida de pro- 
gresiva civilización, desarrollando sus trabajos 
agrícolas, su industria y su comercio, aún cuando 
sea esto debido á la presión que sobre ellos se 
ejerza por mantenerlos bloqueados y obligados al 
trabajo para proveer á su subsistencia, debe dejarse 
á la acción del tiempo y á que la raza se vaya 
debilitando por efecto del cruzamiento que tenga 
con los demás indios de la misma isla, el que, 
con más ó menos lentitud, vavan adoptando nues- 
tras ideas religiosas.// 

«No deben violentarse las creencias religiosas 
de los moros, ni por tal razón, una vez sometidos, 
ha de dejar de dispensárseles toda la protección 
de nuestras leyes, dentro de las cuales puedan 
vivir en Mindanao tan tranquilos y amparados, 
como en cualquiera otra parte de los dominios 
españoles. No debe exigirse de ellos más que el 
cumplimiento de los deberes civiles y la obedien- 
cia á la autoridad, dejando para luego a la in- 



— 94 -^ 

tluencia de la predicación evangélica, pjLifica y 
prudentemente ejercida, la atracción de la raza: 
proceder de otro modo, sería prescindir del espí- 
ritu tolerante del presente siglo, y dificultar, ó más 
bien imposibilitar la obra importante de la ocu- 
pación normal y dominio del territorio, que es lo 
urgente y lo único de que ahora se trata. En esta 
parte hay que establecer realmente una diferencia 
bien marcada entre la sumisión y la evangelización: 
aquella, primero y por todos los medios, incluso 
el de la fuerza: la otra después, sin procedimientos 
coercitivos completamente expontánea.» 

Bien claro se determina en lo que dejamos trans- 
crito el sistema único posible y aceptable en lo 
que hace relación á la política, y no añadiremos 
nada más por nuestra cuenta. 

Para terminar esta parte de nuestro estudio, va- 
mos á hacernos cargo cié una idea varias veces 
enunciada entre las distintas que se han expuesto 
para impulsar la reducción de Mindanao, y que con- 
siste en orgaiii\ar un Gobierno que comprendiese el 
grupo de las islas^ del Sur, con inclusión de las 
(Zalamianes y la Paragua, separado del resto de la 
Colonia y con la sola dependencia del Gobernador 
General, en lo tocante á la resol uci.hi de fin i tira 
en asuntos graves de interés general para el país. 

Creemos que no solamente no debe hacerse 
esto, sino que, por el contrario, es absolutamente 
indispensable, en lo que se relaciona con Minda- 



— 9=, — 

nao, que se adopte un plan definitivo por el Go- 
bierno de la Nación y que su desarrollo se en- 
comiende, como todos los asuntos de Filipinas, 
á la Autoridad Superior del Archipiélago. 

Creemos, asimismo, que la jurisdición del Go- 
bernador de Mindanao. debe ceñirse únicamente 
á esta Isla y sus adyacentes, en concepto de au- 
toridad subordinada al Gobierno general, y que 
ni es conveniente romper la unidad de mando 
que hoy existe, ni tampoco confundir con el ré- 
gimen peculiar de Mindanao el de Calamianes, la 
Paragua y Jólo, porque, aún cuando parezca otra 
cosa, los problemas que es necesario resolver en 
cada uno de estos puntos son completamente dis- 
tintos y no cabe amalgamarlos. 

Mindanao, lo mismo que los otros de que se 
trata, necesita tropas, barcos y recursos de toda 
especie que solo la Colonia Filipina puede pro- 
porcionarles, y por largo tiempo todavía carecerá 
de elementos propios de existencia. Aún cuando 
su administración debe ser enteramente distinta 
de la de las otras provincias, su suerte se halla enla- 
zada con la de todas ellas, y no seria prudente dar 
ocasión á rivalidad donde debe existir harmonía 
y fijeza de pensamiento, que no pueden siempre 
concillarse, entre autoridades independientes en 
facultades y atribuciones, cuando una de ellas 
carece de elementos para el desempeño de su ges- 
tión, y la otra se halla en necesidad de proporcio- 



— <)b — 

liárselos sin el derecho de inlerveiur en la ma- 
nera de aplicarlas. 

Lo que si debe hacerle indudablemente de Min- 
danao, y asi lo han propuesto varios Gobernadores 
Generales, entre ellos el estudioso é inteligente Ge- 
neral Weyler, para salvar los obstáculos que aquel 
tuvo que vencer en la última campaña y con que 
se lucha siempre en las especiales circunstancias 
de este territorio, es un Gobierno cuya organización 
sea puramente militar, y parecida á la que tienen 
(>euta V Melilla, suprimiendo la mayor parte de 
les funcionarios civiles, que, más que servir, em- 
barazan, hoy, la obra de la conquista, ocasionan 
gastos al Estado sin compensación de ninguna clase, 
tienen un limitadísimo radio de ejercicio, y se ven 
a menudo en el conflicto de cumplir con flojedad 
las leyes fiscales y de burlar el Código Civil y el 
penal, ó promueven, por el deseo de aplicarlos 
extrictamente, dificultades de grandísimo bulto con 
las razas monteses y con los moros, dando ocasión 
á infinitas agresiones y á que se alejen y aparten 
de nosotros en lugar de acercarse, retrasando con 
ello indefinidamente el dominio de la tierra, objeto 
de primordial interés para la Patria. 



SEGUNDA PARTE 



PIAN DE CAMPAÑA PARA CONQUISTAR LA LAGUNA 
L A N A O 



ALeü üüiiiiE EL ím ñ mñk 

PARA 

CONQUISTAR LA LAGUNA DE LANAO 



Para heiir en el corazón á la raza moro-malaya 
de Mindanao, dislocar sus agrupaciones y orga- 
nizarías en pueblos ó rancherías españolas, no queda 
otro recurso más que realizar una rápida, enérgica 
y decisiva Campaña en la comarca de Lanao y 
en todo el territorio comprendido entre aquella 
laguna y las bahías lUana y de Iligan. 

El objetivo de esta Campaña no debe reducirse 
á una serie de operaciones que quebranten el po- 
derlo de la Confederacijii Illana, y se contente 
con batir á los moros en todas partes, quemar 
casas, talar sembrados y destruir Cottas; sino que 
es preciso que alcance la sumisión incondicional 
é ineludible de aquellos habitantes; que no des- 
pueble ni aniquile recursos de vida; que no con- 
vierta en yermos y eriales los campos hoy cul- 
tivados y en producción y que no termine con 
tratados y capitulaciones ampulosas para replegar 
nuestras tropas á la costa, dejando aplazada para 
más adelante la ocupación del interior. Es indis- 
pensable, por el contrario, que desde el mismo 
dia de nuestra llegada á las márgenes de la laguna, 



— loo 

comencemos los trabajos necesarios á fin de es- 
tablecernos allí, de una vez para siempre. Un tal 
concepto y como las dificultades con que sera 
preciso apercibirnos á luchar pueden ser de im- 
portancia, es necesario preveerlas con antelación, 
para que por unas ó por otras causas no llegue 
á fracasar este propósito. Tal contingencia daña- 
ría nuestro prestigio enormemente y empeoraría 
nuestra actual situación, en lugar de mejorarla. 

En tres distintas ocasiones han llegado á La- 
nao las tropas españolas en son de guerra. 

El dia II de Abril del año 1639 pisó sus ori- 
llas la columna conducida por el Alcalde Mayor 
de Caraga D. Francisco Atienza Ibañez, a quien 
acompañaba el famoso Religioso Agustino des- 
calzo, Prior de Butuan, Fr. Agustín de San Pe- 
dro, conocido con el nombre de Padre Capitán, 
y compuesta de 300 españoles, 800 indios Cara- 
gas y algunos más, cuyo número no se conoce, 
de los pueblos de lligan y Bayung, en cuyo úl- 
timo punto se habían organizado. Poco después 
y en combinación con Atienza, llegó de Sabani- 
lla (bahía Illana), la fuerza mandada por el Sargento 
Mayor D. Pedro del Rio que contaba 70 espa- 
ñoles y 1000 indios: Batidos por ambos Capitanes 
los moros de Lanao, aceptada la sumisión de 50 
pueblos, tomados rehenes y rescatados algunos 
cautivos, regresaron aquellos á los puntos de su 
partida. 



— loi 

Libres los moros de la presencia de los espa- 
ñoles, quemaron los camarines que les habían 
hecho construir para iglesias cristianas, derribaron 
las Cruces y faltaron al compromiso de entregar 
el tributo ofrecido. 

Como el General Corcuera ignoraba todo esto, 
dispuso que el Capitán Bermudez de Castro mar- 
chase á la laguna con so españoles y 500 indios 
boholanos, llevando los rehenes para devolverlos 
y con orden de levantar en aquella comarca una 
fortaleza. Sumisos al principio los malanaos, se 
alzaron en franca rebeldía tan pronto como vieron 
que se empezaban las obras de fortificación y 
pusieron sitio á los expedicionarios, apretándolo 
cada dia, hasta que al cabo de 29 y cuando es- 
taban á punto de rendirse nuestros aventureros 
se apareció, con bastantes refuerzos, el Alcalde 
Mayor de Caraga, con cuyo auxilio y tomando 
la ofensiva atacaron á los sitiadores y los de- 
rrotaron, ocasionándoles gran número de bajas. 
Considerando no obstante que no era prudente 
continuar allí, se retiraron ambos caudillos á Iligan 
donde se construyó una fortaleza. 

El Ib de Agosto de i8qi salieron desde Lina- 
món, cerca de la orilla izquierda del Agus en la 
bahía de Iligan, las columnas organizadas por el 
General Weyler. Llegó una de ellas á Marahuy 
situado junto á la laguna, tomó sus Cottas, de- 
rrotó á los que las defendían, permaneció allí un 



— 102 

dia entero y regresó á su base; lo mismo que 
las demás, que se reunieron en esta última el dia 
23 y continuaron luego las operaciones; las cuales se 
dieron por terminadas en aquella zona el i." de Sep- 
tiembre, determinando la ocupación de Momungan 
y Liangan, así como las anteriores de la bahía lUana 
consiguieron la de Parang-Parang, Barás y Malabang. 

Esta rápida excursión, realizada para castigar á 
los moros que habían invadido algunos pueblos 
cristianos del distrito de Misamis, logró el ob- 
jeto y fin propuesto y estableció nuevas líneas 
defensivas, cuya utilidad y conveniencia, se ha- 
llan fuera de duda; pero no ha asentado nuestro 
dominio en el interior, que permanece en el mismo 
estado de independencia que antes tenía. Al re- 
ves de ello, ha sido causa de que los malanaos 
se concierten y fortifiquen con innumerables co- 
ttas sus rancherías y de que se hallen apercibidos 
a defender su territorio. 

Huyendo de exageraciones, puede calcularse en 
d¿e\ mil hombres de armas el número de los 
que allí podrán reunirse hoy, si se les dá tiempo 
para ejecutarlo en vez de batirlos en sus propios 
poblados, ya que no simultáneamente porque eso 
no sea posible, con tal actividad que no les per- 
mita atender más que á su propia defensa y mu- 
cho menos oponerse con alguna ventaja al fun- 
damento de nuestras instalaciones en los puntos 
que se elijan para situarlas. 



— I03 — - 

No podemos abandonar Mindanao, ni siquiera 
nos es permitido reducir sus guarniciones de las 
costas en tanto que no dominemos en el interior. 

En primer término, porque los sacrificios que 
nos impone la conservación de Mindanao y del 
Archipiélago de Joló no hemos podido ni podriamos 
excusarlos en manera alguna. Apenas levantásemos 
el pié de estas comarcas, veríamos renacer la pi- 
ratería nuevamente y nuestras islas bisayas que- 
darían en breve abandonadas de gran parte de sus 
moradores que aún conservan la amarga memoria 
de los tiempos en que eran quemados sus pueblos, 
asolados sus campos, reducidos a duro cautiverio 
sus vecinos é imposible la navegación en el mar 
de Mindoro. La despoblación y la ruina de aquellas 
riquísimas provincias habría de ser la consecuencia 
natural de nuestro abandono, á menos que sos- 
tuviéramos allí un ejército mucho más numeroso 
que el que hoy guarnece las islas de los moros, 
con la desventaja de hallarse en una defensiva 
incapaz de atender á todas paites y de impedir las 
excurciones marítimas. 

Hecha abstracción de lo que importa en el orden 
moral, nuestro dominio en este extremo Sur de Fi- 
lipinas y circunscrita la cuestión a la convenien- 
cia material, reduciendo á números lo que esto 
cuesta y lo que esto nos produce, el cálculo cien- 
tífico demuestra que es mayor el beneficio que el 
gasto. Los que eren y afirman lo contrario, por 



— 104 — 

falta de estudio, equivocan los términos del pro- 
blema y yerran por consiguiente en la solución 
cuando ponen en uno de aquellos las erogaciones 
y en otro los ingresos de Joló y de Mindanao. 
Sin estos puntos no hay agricultura ni comercio 
de cabotage posibles en pequeños barcos en Bi- 
sayas ni en Mindoro y precisa contar con todas 
necesariamente en la ecuación. Plantéese bien y 
dedúzcase entonces el resultado. 

En segundo lugar, se oponen á tal abandono 
las conclusiones del Congreso de Berlín de 1875, las 
cuales declaran que es preciso ocupar para poseer. 

Además y aún cuando no tuviéramos otra razón 
que la de acabar la obra que comenzaron nuestros 
antepasados, a costa de tanta sangre, esfuerzos y 
constancia, ésta sola bastaría para decidirnos á no 
dar tregua ni reposo á nuestro brazo hasta lograrlo. 

Ks preciso y nada debe detenernos en nuestro 
camino, completar nuestro imperio oceánico, lle- 
var á todas sus comarcas la civilización y hacer que 
flote altiva, en sus más escondidos rincones, la ban- 
dera de la Patria. 



NOTA. 



.\i'om]i.iñn ri csI.t Memoria un Plnn de C;inip:iña completo y minucioso 
para conquistar la Laguna de Lanao que ya se conoce en los Centros Supe- 
riores, y que naturales motivos de discreción nos impide publicar. 




c^"^ 






S LAS 



ISLA 



MIHPASfAO 



:tsiade 



-W' 



ISLA 
DE ~ 



^^; 'AL. 






ISLA DE 
BOHOL 



> NEGROS i? 



V I SAYAS 

isla de 5i;{uyor 



45 






Jf aCíuniduin 



®íoiHf. 



3r j^ISTRlTO 









1 ■*-, £< '■" >' 



JS^¡»"5«^; pÍ;,.,,;¡¡" luAN^'"*" : f^kíVí¿í-V;' / >r■7"«,;iv^ C -^ 






5, «.-..,;,» ¡í'li'ft ^,„. "íj^ 



>K. 






B AHÍ \ DE ILIGAN 






/ 












'\,*íí.*" , ,2-' • 




[IPO - piTOGRAFIA DE JÍ.AMIREZ Y fLOMf. 
MagnUanes, núni. I y Sucursal Escolta, 12 



i 



DS 688. f^2G5)! 




m-'sí^ 



'4^^^ 



University of California 

SOUTHERN REGIONAL LIBRARY FACILITY 

405 Hilgard Avenue, Los Angeles, CA 90024-1388 

Return this material to the library 

from which it was borrowed. 



NON-RENi:WABlE 



2 21C 



JUL '¿ '¿ V. 
RC 



DUE2WKSFR0M0ATER£CEIVED 



:\f ••■-. ,. -«ñiPii 



94 












DS cee. /^2G58 




X